INTERNACIONAL "TERRORISMO DE ESTADO"

Denuncian 190 casos de abusos sexuales a presos políticos de Venezuela

Dos abogados presentaron ante la Corte Penal Internacional al menos 190 casos de abusos sexuales contra opositores presos en Venezuela.

Al menos 233 presos políticos permanecen encerrados en Venezuela.
Al menos 233 presos políticos permanecen encerrados en Venezuela. Foto:AFP

Dos abogados presentaron ante la Corte Penal Internacional al menos 190 casos de abusos sexuales contra opositores presos en Venezuela, en el marco de la represión de las protestas callejeras ocurridas en este país entre abril y julio de 2017. El anuncio fue hecho por los propios letrados, Juan Carlos Gutierrez, abogado defensor del exalcalde venezolano Leopoldo López, preso en su domicilio, y la directora del Instituto Casla -un centro de investigaciones políticas sobre América Latina- Tamara Saju.

“Lo más grave de lo que está sucediendo es que las torturas continúan”, aseguró Suju. La letrada dijo que documentó 357 casos de víctimas hasta fines de 2017, de las cuales 190 sufrieron ataques sexuales de parte de las fuerzas de seguridad. No obstante, además de sus denuncias, hay otros organismos que presentaron más pruebas de torturas, aunque “la cifra exacta nunca la sabremos, ya que son muchos, pero pocos los que denuncian”. Se trata de auténtico “terrorismo de Estado”, remarcó.

Lo que más rechazo e indignación nos ocasiona son las torturas sexuales” de distinto tipo, señaló la abogada, que sufrieron 190 víctimas. En el caso de diez de ellas, fueron violaciones, mientras que el resto sufrieron desde amenazas de violación a diferentes actos lascivos. “Además, se realizan a personas de ambos sexos y sin distinción de edad, ya que entre las víctimas las hay desde menores hasta personas de la tercera edad”, asegura Suju.

Tamara Suju asegura que el régimen de Nicolás Maduro, sucesor de Hugo Chávez, aplica de forma sistemática un “paquete de bienvenida”, que consiste en patadas con botas militares y golpes con porras, palos, culatas de armas. Los presos suelen ser atados de pies y manos, pisados o golpes en la cabeza hasta la inconsciencia. “Muchos casos acaban con fuertes heridas en el cráneo”, asegura. Esa “bienvenida”, según Suju, también incluye encapuchar a los recién arrestados con bolsas de plástico e introducirles polvos de gases lacrimógenos mientras se le golpea en las costillas.

Tras esa “bienvenida”, las fuerzas bolivarianas someten a los prisioneros a torturas para sacarles confesiones. Se trata de torturas “más sofisticadas y quizás las más terribles”, según Suju: descargas eléctricas en los genitales, ahogamientos en inodoros o colgamientos por los miembros, incluso con dislocación de los hombros. En el 70% de unos y otros casos hubo también torturas sexuales: “Ellos han padecido desnudamiento, actos lascivos, violación, sin fijación en edades ni sexos”, describió.

La Corte Penal Internacional evaluará los abusos del régimen venezolano durante la ola de protestas antigubernamentales que sacudieron el país en 2017 y que dejaron más de 125 muertos, según la Fiscalía venezolana, para iniciar una investigación penal. De acuerdo con la información con la que cuenta la Fiscalía de la CPI, el aparato de seguridad venezolano usó una “fuerza excesiva para dispersar y reprimir manifestaciones” y encarceló “a miles de miembros de la oposición, reales o aparentes”.

El director de la ONG Foro Penal venezolano, Gonzalo Himiob, actualizó la cifra de presos políticos del régimen de Nicolás Maduro. Informó que hay 30 nuevos ciudadanos privados de su libertad por cuestiones políticas en enero de este año y que "21 civiles han sido presentados ante tribunales militares": "Cierra el primer mes del año con un total de 231 presos políticos", expresó en Twitter.