INTERNACIONAL


Detenidos por protestar contra la proclamación de Felipe

A pesar de que en su primer discurso Felipe VI intentó mostrar amplitud, en las calles se vivió un clima diferente. 

Miembros jóvenes del partido de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) apoyando un estado independiente catalán.
Miembros jóvenes del partido de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) apoyando un estado independiente catalán.
Foto:AFP

Felipe VI se ha puesto manos a la obra en su nueva tarea para gobernar España. En su primer discurso a las Cortes Generales, trató el tema que más preocupa a la política española: el independentismo catalán. Así, en su alegato aludió al proceso sobiranista de Cataluña: "En España cabemos todos, caben todas las formas de sentirse españoles". Asimismo, llamó a las puertas del diálogo expresando que tiene “fe en la unidad de España, unidad que no es uniformidad".

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El nuevo monarca remarcó que se debe proteger a todos los pueblos de España con sus tradiciones, culturas, idiomas e instituciones. Puesto que, a su entender, las diferentes lenguas oficiales son “patrimonio común”. Por ello, el nuevo rey cerró su discurso agradeciendo a los presentes en castellano, catalán, vasco y gallego.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, no aplaudió al Príncipe Felipe cuando llegó al Congreso ni tampoco lo hizo cuando finalizó el discurso, quedándose de brazos cruzados. El presidente vasco, Íñigo Urkullu, también decidió no aplaudir al nuevo monarca. Mas asistió finalmente al acto de coronación por “respeto institucional” aunque en un primer momento no había confirmado su presencia en el Congreso por un viaje planeado tiempo atrás a los EEUU. Finalmente, el jefe del Ejecutivo catalán modificó las fechas de llegada y pudo estar presente.

De este modo, el Rey de España Felipe VI comienza hoy un nuevo reinado en el que ya existe una amenaza a la unidad de su reino como lo es la región noroeste del país, Cataluña, que quiere sostener un referéndum de independencia el 9 de noviembre.

La ceremonia de coronación de Felipe VI dejó, además, algunos altercados entre las autoridades policiales y la ciudadanía. La Policía de Madrid ha detenido a tres personas y ha retenido a un grupo del 15M acusados de desobediencia y resistencia a la autoridad cuando trataban de acceder a una zona habilitada para observar el recorrido real de los nuevos monarcas españoles hasta el Palacio de Oriente.

Desde primera hora se podían observar banderas republicanas en las calles, por lo que la Policía había advertido que no se iba a permitir la exhibición de dichos elementos antimonárquicos a lo largo del recorrido planeado. A raíz del mandato policial, se fueron originando pequeños incidentes aislados de poca trascendencia a medida que avanzó la mañana. Así, se detuvo a un ciudadano por llevar un fular de los colores republicanos, hubo diferentes enfrentamientos verbales entre los asistentes a favor de las dos formas de gobierno y varios transeúntes vestían camisetas con la bandera republicana y en apoyo a dos jóvenes que fueron retenidos tras los altercados de la Marcha de la Dignidad, que ya están en libertad.

La Policía Nacional también informó de la retención de un grupo “bastante importante” de miembros del movimiento del 15M que trataba de acceder a la zona por la que pasarían los nuevos reyes de España, Felipe VI y la reina concorde Letizia Ortiz, en un intento de tratar de evitar futuros altercados.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • rey Felipe VI
  • independentismo catalán
  • Segunda República Española