INTERNACIONAL SE DEFINIRA POR UN MARGEN ESTRECHO


Día D para Dilma: se vota el impeachment en Diputados

La presidenta negociaba para evitar el inicio del proceso. La oposición adelantó que tiene los votos necesarios. Clima futbolero en las calles.

PERFIL COMPLETO

Finalmente, llegó el Día D para Dilma Rousseff. Cuando los diputados voten hoy si abren un impeachment contra la presidenta de Brasil, se definirá gran parte de su suerte. En caso de obtener una mayoría de dos tercios, se iniciará el proceso de juicio político, que será girado al Senado para su evaluación. En negociaciones febriles, el gobierno buscaba ayer socavar la mayoría que la oposición adelantaba tener.
Según Folha de S. Paulo, al menos 347 diputados votarían a favor del impeachment, cinco más de los 342 necesarios para aprobarlo. Por su parte, 128 legisladores defenderían al Ejecutivo. Con llamados a gobernadores y parlamentarios del Norte y del Nordeste, Dilma se puso ayer al frente, junto a Luiz Inácio Lula da Silva, de las gestiones para sumar más voluntades. Esa no fue su única jugada. Además, difundió por las redes sociales un duro mensaje contra aquellos que “quieren tomar por la fuerza lo que no conquistaron en las urnas”. “La palabra ‘golpe’ estará siempre marcada en la cabeza de los traidores a la democracia”, agregó, en una velada referencia a su vicepresidente Michel Temer y a Eduardo Cunha, el presidente de la Cámara que motorizó a toda velocidad el proceso. También vaticinó que en caso de ser destituida, esos líderes anularían los programas sociales Bolsa Familia y Mi Casa, Mi Vida, los buques insignia de la política social del Partido de los Trabajadores (PT).
Sin pudor, Temer le contestó como si él fuera el presidente en funciones. Reiteró que mantendrá esas políticas y acusó a la jefa de Estado de servirse de “mentiras rastreras” para desacreditarlo. Desde el PMDB, adelantaron que tendrían 367 votos a favor del impeachment.

Negociaciones. Para intentar torcer un final preanunciado, Dilma se recluyó ayer en el Palacio de la Alvorada, la residencia presidencial, y telefoneó a parlamentarios de Ceará, Piauí, Amapá, Maranhao, Amazonas y Acre, en una estrategia que contó con el apoyo de los gobernadores de esos estados, aliados del PT. El gobierno reconoció que el impeachment se definirá por un margen estrecho y comenzó a sondear a senadores, ante la posibilidad de fracasar en Diputados.
“El gobierno intenta conseguir apoyos ofreciendo cargos; la oposición busca convencer a los diputados de las razones políticas para aprobar el impeachment; y el vicepresidente Temer y el PMDB proponen negociar un acuerdo político para el futuro. En algunos casos son formas antirrepublicanas y en otros  más transparentes”, explicó a PERFIL José Alvaro Moisés, profesor de Ciencia Política de la Universidad de San Pablo.
Esas gestiones motivaron que la oposición denunciara ayer al gobierno ante la Justicia por un supuesto intento de “compra de votos”. Dirigentes del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y de otras cuatro agrupaciones cuestionaron la legalidad de un decreto por medio del cual el gobierno le cedió este viernes al estado de Amapá la titularidad del suelo de la mayoría de ese territorio amazónico.

En las calles. La votación se vive como la final de un Mundial de Fútbol, con campamentos de militantes oficialistas junto al estadio Mané Garrincha, en Brasilia, y concentraciones de opositores frente al hotel donde se hospeda Lula. Un vallado de casi un kilómetro parte en dos la explanada de los ministerios, mientras que el Congreso está sitiado por una operación de seguridad y el tránsito fue cortado en cientos de metros a la redonda. “Esperamos mucha gente, habrá camiones de sonido y pantallas gigantes para seguir la votación, que creemos que ya está decidida a nuestro favor”, dijo Renán Santos, uno de los líderes del Movimiento Brasil Libre, una de las organizaciones que impulsa el juicio de la presidenta. En Brasilia, San Pablo y Río de Janeiro se esperan gigantescas movilizaciones, ante una votación que definirá  el rumbo
político de Brasil en los próximos meses.



Leandro Dario