INTERNACIONAL EN LA SEDE DE LA ONU


Dilma denunció que Brasil vive un “momento grave”


Foto:AFP

Agencias
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, destacó ayer en las Naciones Unidas el momento “grave” por el que pasa su país y aseguró que Brasil “impedirá cualquier retroceso”. “Nuestro pueblo es un pueblo trabajador y con un gran aprecio por la libertad. Sabrá, no tengo dudas, impedir cualquier retroceso”, dijo al concluir su discurso sobre el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático.
Se trató de la primera tribuna en la que la jefa de Estado denunció internacionalmente un supuesto intento de “golpe” en su país, aunque se cuidó de no mencionar esa palabra. “No puedo concluir mis observaciones sin mencionar el momento tan grave que se está viviendo en Brasil. Pese a ello, Brasil es una gran nación, con una sociedad que superó el autoritarismo en el pasado y logró construir una democracia vibrante”, declaró ante presidentes, cancilleres y representantes de 175 países. Además, aprovechó la oportunidad para manifestar su agradecimiento “a todos los líderes que han expresado su solidaridad”.
La presidenta, amenazada con la destitución, anunció a última hora su viaje a Naciones Unidas, donde además de firmar el acuerdo sobre clima buscó apoyos internacionales ante la situación a la que se enfrenta en casa. Tras estampar su firma en el documento, Rousseff tenía previsto pronunciar otro discurso sobre cambio climático, que finalmente canceló.
Rousseff intentó aprovechar la presencia de varios jefes de Estado y de Gobierno de otros países para denunciar que el proceso de destitución en su contra se trata de un “golpe” de Estado. Sin embargo, la mandataria prefirió la prudencia a la hora de hablar ante la ONU y evitó pronunciar esa palabra, tan repetida por los militantes del PT en Brasil.

Oposición. Los partidos de la oposición opinaron ayer que la presidenta tuvo “sentido común” al abstenerse de denunciar que se considera víctima de un intento de “golpe” por el juicio político que amenaza su mandato. “Sería una vergüenza llevar a la ONU un asunto interno, incluso porque daría una versión que no es la correcta ya que hasta la propia Corte Suprema la desmintió. Creo que cayó en sí y recuperó el sentido común”, afirmó el vocero del opositor partido Demócratas (DEM) en la Cámara alta, el senador Ronaldo Caiado.
El oficialismo considera que el impeachment es irregular porque sostiene que las “pedaladas fiscales”, como se conoce a la manipulación de datos del déficit fiscal, no constituyen un delito que permita su remoción.



Redacción de Perfil.com