INTERNACIONAL

Dilma expresó su malestar por el traslado forzado de Lula

La presidenta de Brasil consideró que el exmandatario fue "sometido a una innecesaria conducción coercitiva para prestar declaración".

Foto:AFP

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff mostró su "integral disconformidad" por el traslado forzado del exmandatario Luiz Inacio Lula da Silva para que declare ante la policía por la causa que investiga el megafraude a la estatal Petrobras.

"Manifiesto mi integral disconformidad con el hecho de que un expresidente de la República que, por varias veces, compareció voluntariamente para prestar declaración ante las autoridades competentes, sea ahora sometido a una innecesaria conducción coercitiva para prestar declaración", señaló la mandataria en un texto que lleva su nombre y que fue distribuido a la prensa, según indica AFP.

Esta tarde, el exmandatario sostuvo que no era necesario todo "un show mediático" para que él fuese a declarar. "Me sentí prisionero, rehén en mi propio país", dijo Lula desde la sede nacional del Partido de los Trabajadores (PT) en Sao Paulo, tras haber brindado su testimonio ante la policía federal en el aeropuerto de Congonhas. 

"Si querían escucharme solo tenían que llamarme que yo iba, porque no debo y no temo (a la Justicia)", sostuvo el expresidente.

Por su parte, el Instituto Lula del exmandatario emitió un comunicado en el que también repudió los procedimientos llevados a cabo: "La violencia practicada hoy contra el expresidente Lula y su familia, contra el Instituto Lula, la exdiputada Clara Ant y otros ciudadanos ligados al expresidente es una agresión al Estado de Derecho que afecta a toda la sociedad brasileña", consignaron. 

La acción de la policía "es arbitraria, ilegal e injustificable, además de constituir una grave afrenta a la Corte Suprema", añadieron.



Redacción de Perfil.com