INTERNACIONAL


Dilma pasó la escoba: eliminó ocho ministerios y bajó 10 por ciento los sueldos a funcionarios

Asfixiada por la recesión y las sospechas de corrupción, la presidenta de Brasil reformó el Gabinete y acelera el ajuste. 

La maquinaria pública perderá 30 secretarías nacionales y 3.000 puestos de asesoría pública estatal.
La maquinaria pública perderá 30 secretarías nacionales y 3.000 puestos de asesoría pública estatal.
Foto:AFP.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, anunció una reforma de gabinete que busca fortalecer su apoyo en el Congreso para aprobar un paquete de ajuste y alejar el fantasma de un impeachment.

La gobernabilidad se convirtió en una prioridad para la mandataria, que tiene apenas un apoyo de 10% de la ciudadanía y está asfixiada por la recesión económica. La modificación elimina ocho de los 39 ministerios actuales y le entrega la cartera de Salud -la de mayor presupuesto del Estado- al diputado Marcelo Castro, del PMDB (centro), principal socio del PT en el parlamento. Con este cambio, esa fuerza pasará a administrar siete áreas de gobierno, una más de las que tenía, incluida la de Ciencia y Tecnología, que quedará en manos del diputado Celso Pansera.

Además, la maquinaria pública perderá 30 secretarías nacionales y 3.000 puestos de asesoría pública estatal. Los cambios incluyen además un recorte de 10% en el salario de los ministros.

"Precisamos estabilidad política. Por eso, esta reforma tiene un propósito: actualizar la base política del gobierno, buscando una mayoría que amplíe nuestra gobernabilidad", dijo Rousseff en un acto en Brasilia.

"Los gobiernos de coalición necesitan de apoyo en el Congreso. Vivimos en una democracia. Es con el Congreso elegido por el pueblo brasileño que mi gobierno tiene que dialogar para la aprobación de medidas y leyes que aceleren la salida de la crisis. Necesitamos colocar los intereses del país por encima de los intereses partidarios", añadió la presidenta en su mensaje.

"La presidenta resolvió hacer esta reforma ministerial después de mucha presión del PMDB y también de mucha presión del expresidente Lula con el objetivo fundamental de reducir el riesgo de sufrir un proceso de 'impeachment' en el Congreso, que todo indica podía ser tratado en octubre o noviembre. Lo que busca es garantizarse el apoyo del PMDB", dijo a la AFP el analista político Ricardo Ribeiro, de MCM Consultores.

Como parte de la reestructuración, Rousseff también anunció el nombramiento como nuevo jefe de gabinete de Jaques Wagner, un histórico del PT que conducía Defensa y es muy cercano a Lula, en reemplazo de Aloizio Mercadante, que pasó a Educación.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Dilma Rousseff
  • reestructuración de Dilma
  • Brasil
  • Petrolao
  • Lava Jato
  • Crisis en Brasil