INTERNACIONAL POLÉMICO

Donald Trump abandonó el acuerdo de París sobre el cambio climático

El presidente de Estados Unidos dijo que está dispuesto a renegociar un nuevo trato. Las frases más fuertes del magnate y las críticas de Barack Obama.

Donald Trump
Donald Trump

El presidente Donald Trump anunció este jueves que Estados Unidos se retirará del acuerdo de París sobre cambio climático, aunque dijo que su gobierno está dispuesto a negociar un nuevo entendimiento relativo al clima.

"En el día de hoy, Estados Unidos cesará toda implementación del acuerdo de París y las pesadas cargas financieras y económicas impuestas a nuestro país", dijo Trump durante una ceremonia en los jardines de la Casa Blanca. 

"De forma que estamos saliendo pero vamos a comenzar a negociar y veremos si podemos alcanzar un acuerdo justo. Si podemos, será excelente. Si no podemos, también. Como presidente, no puedo poner otra consideración por delante del bienestar de los estadounidenses", expresó.

En línea con la decisión, Trump siempre manifestó en contra de las políticas de protección ambiental con frases como "el concepto del calentamiento global fue creado por y para los chinos, para hacer que la manufactura estadounidense sea menos competitiva" o "esta muy cara patraña del calentamiento global tiene que parar".

En la visión del presidente estadounidense, la adhesión de Estados Unidos al acuerdo global contra el cambio climático es un ejemplo de "Washington ingresando a un acuerdo que es desventajoso para los estadounidenses".

El acuerdo "deja a los trabajadores estadounidenses, a los que amo, y a los contribuyentes para absorber el costo, en términos de pérdida de empleos, menores salarios, cierre y fábricas y enorme reducción en la producción económica", dijo.

Concluido a finales de 2015 en la capital francesa bajo los auspicios de la ONU, este acuerdo tiene por objetivo limitar el ascenso de la temperatura mundial reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero.

Una retirada estadounidense representa una verdadera deflagración, 18 meses después de lograrse este acuerdo histórico del que Pekín y Washington, bajo la presidencia de Barack Obama, fueron los arquitectos centrales.

El expresidente Obama calificó la decisión de su sucesor como un "rechazo al futuro".

"Incluso con la ausencia del liderazgo estadounidense, incluso cuando este gobierno se une a un puñado que rechazan el futuro, tengo confianza de que nuestros estados, ciudades y empresas saldrán adelante y harán ahora más en liderar el camino y proteger el futuro de generaciones del único planeta que tenemos", indicó Obama en un comunicado.