INTERNACIONAL CONFLICTO DE INTERESES


Duras críticas a Hillary por donaciones a su fundación

La entidad recibió dos mil millones de dólares de empresas y gobiernos extranjeros. Trump denunció que serían favorecidos si ella fuera electa.

0820_hillary_donaciones_g
0820_hillary_donaciones_g
Foto:DPA

Hillary Clinton es la gran favorita en las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos. Pese a que supera a Donald Trump en todos los sondeos, no logró esquivar las críticas y los escándalos. La Clinton Foundation, presidida por su esposo Bill, es el blanco preferido de sus adversarios, quienes señalan un supuesto conflicto de intereses entre su rol político y las actividades de la institución. Destinada a combatir el cambio climático, la pobreza, la malaria y el VIH, entre otras cosas, recaudó desde 1997 más de dos mil millones de dólares, provenientes de donaciones de empresas multinacionales, filántropos y gobiernos extranjeros. La máquina de generar ingresos de los Clinton está por estos días en el ojo de la tormenta.

El origen del dinero fue cuestionado por Donald Trump y Bernie Sanders, quienes argumentaron que, en caso de ser electa presidenta, Hillary podría favorecer a aquellos Estados y compañías que aportaron dinero a su fundación. Esa misma crítica también fue esgrimida durante su etapa como secretaria de Estado. Las denuncias apuntan que aunque algunos de los donantes adhieren con buenas intenciones a las misiones sociales de los Clinton, otros, en cambio, aspiran a utilizar la fundación como un vehículo para influenciar a una de las dinastías políticas más poderosas del país.

“Si Bill busca recaudar grandes sumas de dinero de donantes que tienen intereses en la política norteamericana, la ciudadanía se preguntará si los aportes afectan la política exterior del país”, declaró a The New York Times Stephen Gillers, jurista de la New York University.

Cambios. Ante la andanada de críticas, la Clinton Foundation anunció esta semana que modificará su política de donaciones en caso de que la demócrata llegue a la Casa Blanca. Entre otras cosas, renunciará a recibir donaciones del extranjero y de corporaciones.

De este modo, la fundación de Bill, Hillary y Chelsea Clinton tan sólo recibirá dinero de ciudadanos estadounidenses y entidades sin fines de lucro. Además, gane o pierda la ex primera dama, la institución dejará de organizar la Iniciativa Global Clinton, un encuentro anual que reúne a mandatarios, grandes empresarios, donantes y famosos.

Otro cambio en la fundación será la renuncia del ex presidente estadounidense Bill Clinton a su junta directiva, mientras que el futuro rol de Chelsea, la hija del clan, aún no fue definido. Hillary renunció a su puesto directivo tras anunciar sus aspiraciones presidenciales el año pasado. Fundada en 1997, la entidad se convirtió en una poderosa herramienta para asegurar el legado político de los Clinton.

Críticas. Los detractores del matrimonio sostienen que una parte de los dos mil millones de dólares fue otorgada por gobiernos extranjeros, entre ellos Arabia Saudita, Qatar y Bahrein. Según sus adversarios, Hillary podría tener deudas con ellos en caso de llegar a la Casa Blanca.

La lista de donantes es ecléctica. Desde el director de cine Steven Spielberg y el actor Leonardo DiCaprio hasta el financista George Soros, pasando también por Sam Walton, fundador de Wal-Mart, abrieron su billetera para financiar la labor social de los Clinton. Los argentinos tampoco quisieron ser menos. Gerardo Werthein –presidente del Comité Olímpico Argentino–, Matías Garfunkel, Eduardo Eurnekian, Hugo Sigman y José Luis Manzano son algunos de los compatriotas que contribuyen con la entidad.

Según una investigación de The Washington Post, la fundación embolsó dos tercios del dinero recaudado por los Clinton en toda su carrera política.

Bill festejó su 70º cumpleaños

El ex presidente estadounidense Bill Clinton cumplió ayer 70 años, con la perspectiva inédita de convertirse pronto en el primer “primer caballero” de la Casa Blanca. Presidente de 1993 a 2001, podría volver a la mansión de la Avenida Pensilvania como marido de Hillary, si ella gana la elección de noviembre.

Hasta el momento, el hombre que ocupa un lugar único en la política estadounidense, estratega y orador sin igual, no especificó cuál será su rol en caso de que Hillary ocupe el Salón Oval. Se contenta con bromear sobre el hecho de que le gustaría “romper el monopolio de las mujeres en el rol de cónyuges del presidente”.

En sus apariciones públicas, se limitó a contar anécdotas, elogiar a su esposa y atacar al candidato republicano Donald Trump.