INTERNACIONAL PARIS


EI estaba detrás de un atentado explosivo cerca de Notre Dame

Tres mujeres fueron detenidas tras el hallazgo de un auto con garrafas de gas y combustible cerca de la catedral parisina.

Custodia. Imán del turismo mundial, la catedral tenía ayer un fuerte despliegue de seguridad.
Custodia. Imán del turismo mundial, la catedral tenía ayer un fuerte despliegue de seguridad.
La policía francesa desbarató un nuevo proyecto de atentado luego de descubrir en un coche abandonado en el centro de París seis garrafas de gas, que llevó a la detención de un comando de mujeres “fanatizadas”, de las cuales una había jurado lealtad al grupo yihadista Estado Islámico.
“Fue destruido un grupo, pero hay otros”, dijo el presidente François Hollande en el marco de la cumbre de los países del sur de la Unión Europea (UE) celebrada en Atenas.
El fiscal de París, François Molins, dijo que “el propósito de este comando era claramente cometer un atentado”, y destacó que las jóvenes mujeres estaban siendo “guiadas” por EI  desde Siria.

Alerta. El jueves, la policía francesa fue puesta en alerta por el riesgo de atentados en las estaciones de tren parisinas y de sus suburbios, indicó una fuente policial que estimó que la red, activada desde el extranjero, preparaba un atentado para ese día.
Los investigadores están convencidos de que este vehículo hallado en una calle del Barrio Latino, a unos cientos de metros de la catedral de Notre Dame de París, visitada por miles de turistas y fieles, con las luces de emergencia encendidas y sin matrícula, debía servir para un atentado, que falló por alguna razón indeterminada.
En el interior del coche se hallaron seis garrafas de gas y tres botellas de combustible. Los investigadores también encontraron una colilla de cigarrillo y una manta con restos de aceite. Si el coche se prendía fuego, iba a explotar al menos una de las garrafas de gas con la consiguiente explosión del vehículo, apuntó el magistrado Molins.
Tras una “carrera contrarreloj”, según el ministro de Interior, Bernard Cazeneuve, los investigadores dieron con la pista de varios sospechosos, al frente de los cuales estaría la hija del propietario del vehículo, Inès Madani, de 19 años.

Conocida de los servicios de inteligencia por su intención de viajar a Siria, la joven estaba en contacto con belgas radicalizados y aparecía en una investigación abierta en ese país.
Madani fue detenida el jueves por la noche junto a otras dos presuntas cómplices, Amel S., de 39 años, y Sarah H., de 23,  en Boussy-Saint-Antoine, al sureste de París. Herida de bala cuando atacó con un cuchillo a un policía, fue hallada en posesión de una carta en la que juraba lealtad a EI, precisó el fiscal Molins.
La hija mayor de Amel S., de 15 años, también fue arrestada.  
Sara H. era conocida por “estar particularmente vinculada con el movimiento yihadista”, subrayó el fiscal. Según Molins, había sido novia de Larossi Abballa, que asesinó a dos policías en junio en Magnanville (noroeste de París) y luego se suicidó, y, después, de Adel Kermiche, autor del asesinato de un cura del noroeste de Francia en julio.
Según Cazeneuve, las tres detenidas preparaban “nuevas acciones violentas y, al parecer, inminentes”.

AFP