INTERNACIONAL

El alcalde electo de Montevideo quiere aplicar políticas de Macri

El candidato de Tabaré, Daniel Martínez se impuso hoy frente a la mujer de Mujica. Defiende medidas del jefe de Gobierno porteño y promete pragmatismo. 

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

El ingeniero Daniel Martínez fue elegido hoy intendente de Montevideo. Del sector del presidente Tabaré Vázquez, se enfrentó a su compañera del Frente Amplio, Lucía Topolansky, esposa de José Mujica. Defiende medidas aplicadas por Mauricio Macri y promete pragmatismo para una ciudad sucia y con mayores dificultades en el tránsito.

Hace 25 años que el Frente Amplio gobierna Montevideo. ¿Qué hay de nuevo para ofrecer a los votantes?
—Buscamos tener una gestión por objetivos, que  la gente se empodere y se alcance un compromiso operativo para el cumplimiento de las metas para llegar a las soluciones que piden los ciudadanos. Tenemos mucho por hacer.

—Montevideo tiene problemas de limpieza.
—Es uno de los temas que han tenido más problemas en los últimos años. Hay que avanzar hacia un modelo diferente con camiones recolectores que tengan más tiempo para juntar basura, con censores de acuerdo a su llenado que permitan mejor los tiempos. Permitirá eliminar a los recolectores de la calle que trabarán en condiciones dignas en las plantas de clasificación.

—El tránsito está muy difícil en la ciudad.
—Necesitamos un transporte público rápido, limpio, que cumpla los horarios y que los funcionarios sean amables. Venimos perdiendo usuarios porque cada vez más gente se vuelca a los vehículos particulares. Creo que se puede bajar el precio del boleto si agregamos más pasajeros.

—Mauricio Macri ha dicho que utilizó el modelo de gestión cultural de Montevideo para la ciudad de Buenos Aires. ¿Cómo será su política cultural?
—Vamos a potenciar la actividad cultural para que sea un gran aliado del turismo. Montevideo tiene tres vertientes originales para ofrecer: tango, candombe y murga. Macri hizo un circuito turístico del tango por el que recibe más de cinco millones de dólares por año, nosotros no explotamos eso. Lo mismo sucede con el candombe ya que, salvo en carnaval o las Llamadas, no hay dónde disfrutarlo. Queremos reafirmar la cultura original ya que en este mundo globalizado la cultura es cada vez más una seña de identidad.

—¿Su línea de acción estará más vinculada al pragmatismo que a los aspectos ideológicos?
—Sin duda, manteniendo el norte estratégico e ideológico, buscaremos que las cosas avancen hacia un proyecto con el que la gente se sienta identificada. Apuntamos a una ciudad más justa y solidaria, pero si se fracasa en las cosas básicas, ni siquiera la gente se enamora del proyecto.

(*) Desde Montevideo



Pablo Melgar (*)