INTERNACIONAL LA LIBERACIÓN DE BETANCOURT

El argumento que usaron para "engañar" a los custodios fue casi infantil

Vea como agentes encubiertos montaron un traslado en helicóptero, sin que los guerrilleros constaten el tema con sus jefes del Secretariado de las FARC.

Según informa el diario El Tiempo, de Bogotá, infiltrados del Ejército convencieron a alias 'Cesar', jefe del grupo de secuestradores, de trasladarlos a ver a otro jefe guerrillero, Alfonso Cano. Cuando todos estaban en el helicóptero les revelaron el engaño y lo tomaron prisionero.

Según se indicó, por temor a los bombardeos, las comunicaciones entre frentes y con el mismo secretariado de las FARC son precarias. En este caso, "César" no habría tenido oportunidad de verificar con sus jefes la autenticidad de la orden de concentrar a los secuestrados en un solo sitio y moverlos después en un helicóptero.

La operación inició en la mañana de hoy. La liberación se hizo en un helicóptero del Ejército, que fue camuflado como particular. El helicóptero aterrizó en un punto de la selva, en donden los esperaba 'Cesar', de quien los agentes de inteligencia infiltrados, dice El Tiempo, ya se habían ganado la confianza.

Al reiniciar el vuelo, los tripulantes capturaron a "César" y cambiaron el rumbo hacia San José del Guaviare. "César" era considerado el principal carcelero de las FARC y tenía la entera confianza del otro alto jefe de las FARC, 'Mono Jojoy'. Según se indicó, fue capturado sin mayor resistencia y será puesto a disposición de la Fiscalía.

La "Operación Jaque Mate" representa el éxito militar más importante de los últimos años, por encima incluso del operativo en la frontera con Ecuador que terminó con la muerte de "Raúl Reyes", el llamado "canciller" de las FARC.

Los antecedentes del golpe se remontan a mediados del año pasado, cuando el subintendente Jhon Frank Pinchao logró escaparse de la zona del río Apaporis, en Vaupés. Por primera vez, la Fuerza Pública tuvo información de primera mano sobre las zonas por donde se movían los frentes de la guerrilla que estaban a cargo de los cautivos y supo también de rutinas y las tácticas que usaban para evadir los operativos.

Esa información se complementó con la que aportaron las dos liberaciones unilaterales de comienzos de este año, por la zona de Tomachipán, en Guaviare.

La inteligencia militar determinó un área sobre la que empezó a cerrarse un cerco integrado por miles de soldados y comandos de las Fuerzas Especiales. En febrero, de hecho, hubo contacto visual con los secuestrados. Las tropas vieron en una orilla del río Inírida a los tres norteamericanos y a dos de los colombianos secuestrados, pero no intentaron ningún movimiento por razones de seguridad.

Hitos clave del rescate

Mayo del 2007

El subintendente Jhon Frank Pinchao logra escaparse del cerco de las Farc en el suroriente del país. Fue el segundo rehén del intercambio humanitario que logró huir, después de que una operación militar en los Montes de María fue aprovechado por el hoy canciller Fernando Araújo para escapar del frente 37 de las Farcm, que lo tenía cautivo hacía seis años.

Noviembre del 2007. La pista de los tres mensajeros de las Farc que fueron capturados en Bogotá llevó a inteligencia militar a concentrarse en Tomachipán, un caserío de Giuaviare que era, hasta hace pocos meses, uno de los últimos pueblos donde mandaba la guerrilla.

Enero y febrero del 2008:

Las Farc liberan unilateralmente, por intermediación del Gobierno de Venezuela, a seis de los secuestrados. El área donde se produjeron esas liberaciones fue, una vez más, Tomachipán. Así empezó a cerrarse el cerco sobre la zona donde se movían los secuestrados y sus captores.

Fuente: Diario El Tiempo, Bogotá

Redacción de Perfil.com