INTERNACIONAL TENSION EN REINO UNIDO


El asesinato de la diputada pone en vilo a los pro Brexit

Investigan lazos del asesino con extremistas antieuropeístas. El premier David Cameron y el laborista Jeremy Corbyn pidieron más tolerancia en homenaje a Cox.

PERFIL COMPLETO


Foto:AFP
Reino Unido se vistió ayer de luto para recordar a la parlamentaria laborista Jo Cox, asesinada el jueves mientras hacía campaña a favor de la permanencia en la Unión Europea. El premier conservador David Cameron y el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, recordaron a la mujer, de 41 años, y llamaron a la tolerancia. Los dos bandos en pugna en el referéndum anunciaron que suspenderán mañana, por tercera jornada consecutiva, los actos proselitistas de cara a la votación del 23 de junio.
La policía, en tanto, mantenía ayer abiertas dos líneas de investigación: la primera indaga si el atacante tenía problemas mentales, mientras que la otra apunta a que se trata de un militante de la extrema derecha que habría planificado el asesinato con fines ideológicos. Segundos antes de atacar a Cox, el hombre, identificado como Thomas Mair, de 52 años, habría gritado: “Britain first” –“Gran Bretaña primero”–, en referencia a un grupo nacionalista de extrema derecha.
Las banderas seguían ayer a media asta y se multiplicaban los actos de homenaje en todo el país. En Birstall, donde fue asesinada la diputada europeísta, Cameron, Corbyn y el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, depositaron ofrendas florales y recordaron a la dirigente. “Ahí donde veamos odio, divisiones, intolerancia, tenemos que erradicarlos”, dijo el primer ministro. El líder laborista, por su parte, calificó el crimen como “un ataque a la democracia” y anunció que el Parlamento se reunirá el lunes en memoria de Cox.
Brexit. En las últimas encuestas, difundidas el jueves horas antes del asesinato de Cox, la salida de la Unión Europea (UE) se imponía a la permanencia, por un margen de entre seis y diez puntos. Sin embargo, si se confirma que Mair formaba parte de grupos nacionalistas, el bando euroescéptico podría sufrir un revés en las urnas. “De ser así, eso puede ayudar al grupo pro UE a mostrar que el discurso antiinmigrante es tóxico y peligroso, deslegitimando así a los partidarios menos políticamente correctos del Brexit. Pero esto depende de cómo se relate la historia. No creo que algún político utilice explícitamente la tragedia porque puede resultar un arma de doble filo. Los medios jugarán un papel importante”, explicó a PERFIL Ezequiel González Ocantos, profesor de la Universidad de Oxford. El crimen llegó en momentos en que la campaña por el Brexit apelaba a una retórica xenófoba. Nigel Farage, el político británico más rabiosamente antieuropeo, difundió ese mismo jueves un polémico cartel en el que presentaba a una larga procesión de refugiados como una amenaza al Reino Unido, bajo el lema “Breaking point” –“Punto de quiebre”–. La viñeta de ayer del diario The Guardian colocó al líder de UKIP delante del cartel que, en esta ocasión, tenía un eslogan distinto: “Punto de odio”. “Tenemos que reflexionar sobre cómo llevamos a cabo la última semana de la campaña”, dijo a la BBC Stephen Kinnock, diputado laborista, que compartía oficina con Cox en la Cámara de los Comunes.
Todo el arco político, incluido Farage, expresó ayer su pesar y condena al asesinato de la joven diputada. “Si realmente queremos honrar a Jo, entonces lo que deberíamos hacer es reconocer que sus valores de servicio, comunidad y tolerancia, por los que vivió y trabajó, son valores que necesitamos redoblar en nuestra vida nacional”, afirmó Cameron. Aún conmocionados por el crimen, los británicos acudirán este jueves a las urnas y tomarán una decisión que afectará no sólo a Londres, sino a toda Europa.

Leandro Dario