INTERNACIONAL INSOLITA MEDIDA


El chavismo creó un ‘0 800’ para denunciar a militantes disidentes

El PSUV lanzó una campaña contra miembros que promuevan la “desunión”. Hay preocupación por las críticas internas a Maduro.

Desafío. En las próximas semanas, Maduro enfrentará dos elecciones: internas y legislativas.
Desafío. En las próximas semanas, Maduro enfrentará dos elecciones: internas y legislativas.
Foto:AFP

Agencias. Caracas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) activó una línea telefónica y un mail para que sus partidarios denuncien a “infiltrados” y a militantes que promueven la “desunión” dentro de su propia fuerza política. “El militante que esté fomentando la desunión debe ser denunciado a través de: denunciainfiltradospsuv@gmail.com, y vía mensaje de texto al 0416-9425792”, anunció el vicepresidente de Organización y Asuntos Electorales del PSUV, Francisco Ameliach, a través de su cuenta en Twitter.

En la víspera de las elecciones internas de la principal organización política del país, los principales líderes del partido chavista endurecieron su discurso en las últimas semanas en contra de los “infiltrados” y los militantes que, según dicen, buscan dañar a la llamada Revolución Bolivariana, encabezada por el presidente Nicolás Maduro.

El enemigo que más nos hace daño es el enemigo interno, el infiltrado, el quinta columna, el que se disfraza de chavista y no es chavista”, insistió Ameliach, también gobernador del estado de Carabobo, durante su programa en la radio pública RNV.

El primer vicepresidente del PSUV y presidente del Parlamento venezolano, Diosdado Cabello, ya había exhortado en varias oportunidades a los militantes chavistas a denunciar a “los saboteadores de la revolución” y a no permitir que los opositores dentro del chavismo ocupen jefaturas en organismos públicos. “No podemos permitir escuálidos (opositores), infiltrados en los organismos del Estado como jefes, ni chavistas de la boca para afuera, que son peores a veces que los propios escuálidos”, advirtió Cabello durante un acto hace una semana.

En el último año, entre las filas del PSUV han surgido críticas de algunos miembros de la dirección nacional, entre ellos el ex ministro de Finanzas Jorge Giordani, y el ex titular de Energía Eléctrica Héctor Navarro. Ambos debieron abandonar sus puestos luego de cuestionar el modo en el que Maduro ha ejercido el liderazgo partidario desde  la muerte de Hugo Chávez.

El PSUV elegirá el próximo 23 de noviembre a los dirigentes de su estructura de organización y movilización, y se preparará para los comicios de la Asamblea Nacional, previstos en Venezuela para fines de 2015. “Con esta elección, el PSUV se juega el destino de la revolución”, aseveró ayer Ameliach.

Mientras tanto, Maduro se prepara para transitar un fin de año lo más tranquilo posible. En Venezuela, la Navidad empezó en noviembre. En la principal instalación militar de la capital, el gobierno instaló una feria navideña en la que se ofrecen alimentos, electrodomésticos y computadoras a un tercio de su valor en el mercado.

Maduro busca así atenuar un complejo escenario económico, con alta inflación y desabastecimiento de productos de necesidad básica. A eso se suma un grado de polarización política que no se había producido ni siquiera en tiempos de Hugo Chávez. Los chispazos no son sólo con la oposición, sino también dentro del PSUV, lo que explica la creación del curioso “0 800-traidor”.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • chavismo
  • PSUV
  • Venezuela
  • Caracas
  • Francisco Ameliach
  • Revolución Bolivariana
  • 0 800-traidor