INTERNACIONAL CIERRE DE FRONTERAS


El este de Europa se atrinchera para impedir el paso de los migrantes

Croacia cerró varios pasos fronterizos con Serbia, Hungría instaló nuevas vallas en sus fronteras y Eslovenia suspendió el tráfico ferroviario.

Barrera. Policías croatas, frente a un grupo de desplazados.
Barrera. Policías croatas, frente a un grupo de desplazados.
Foto:AFP

Agencias
Los países del este europeo se atrincheraron ayer para impedir la entrada de migrantes: Croacia cerró varios pasos fronterizos con Serbia, Hungría instaló nuevas vallas en sus fronteras y Eslovenia suspendió el tráfico ferroviario.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Desde que Hungría cerró el martes su frontera con Serbia, los refugiados que huyen de Siria e Irak tratan de abrirse camino a través de otros países, principalmente Croacia y Eslovenia.

Croacia, que contabilizó desde el miércoles el ingreso de 13.000 nuevos migrantes, afirma estar “saturada” y cerró siete de sus ocho puestos fronterizos con Serbia.

No obstante, el flujo está lejos de cesar. Autobuses con migrantes llegaron el jueves por la noche a Sid, en el norte de Serbia, en la frontera con Croacia, frente a Tovarnik. Nadie se quedó en esta ciudad y los migrantes continuaron su camino a pie en dirección a Croacia.
 
Caos. Después de pasar por Tovarnik, miles de personas acampaban ayer en el campo, esperando que saliera algún tren. “La situación es dramática. La gente está enfadada. Si ningún tren parte, empezarán a pelearse”, declaró el director de emergencias de Human Rights Watch, Peter Bouckaert.

“Es un caos completo. Hay miles de personas esperando tras una noche difícil sin refugio ni alimentos. Es un pueblo minúsculo con una sola calle que está completamente desbordado”, agregó, y afirmó además que teme que algunos migrantes se adentren en terrenos minados desde la Guerra de los Balcanes, en los años 90.
El viernes por la mañana, Hungría anunció la instalación de una alambrada de púas en su frontera con Croacia. La verja abarcará 41 kilómetros de tierra firme, indicó el primer ministro, Viktor Orban. Los otros 330 kilómetros de frontera están ocupados por el río Drave, difícil de cruzar.

“La ruta de los Balcanes  oeste aún existe. El hecho de que la frontera serbohúngara esté cerrada no ha frenado las nuevas llegadas”, lamentó Orban, que el miércoles anunció que cerraría también la frontera con Rumania, a lo largo del río Mures.

Por su parte, el canciller húngaro, Peter Szijjarto acusó a Croacia de conducir a los migrantes a la frontera con Hungría. “En vez de respetar las reglas en vigor en la UE, incitan a las masas a violar la ley, pues cruzar ilegalmente una frontera es violar la ley”, dijo Szijjarto.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Croacia
  • Serbia
  • Eslovenia
  • Tovarnik
  • Refugiados
  • Inmigrantes
  • Human Rights Watch
  • Peter Szijjarto
  • Ley