INTERNACIONAL


El inglés de Cristina y el lema antibuitre: 'No llores por mí, the world'

Luego de verse con Ban Ki-moon, y antes de reunirse con George Soros, la Presidenta se encontró con sindicalistas extranjeros para hablar de Argentina, "la nueva Arabia Saudita". 

Cristina Fernández de Kirchner y Ban Ki-moon
Cristina Fernández de Kirchner y Ban Ki-moon
Foto:Telam

La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner mantuvo un encuentro con el secretario general de las Naciones Unidas en el edificio de la ONU, Ban Ki-moon, en la ciudad norteamericana de Nueva York, adonde llegó acompañada por una nutrida comitiva integrada por el Ministro de Trabajo, Carlos Tomada, el diputado de La Cámpora Eduardo "Wado" de Pedro, y el Ministro de Relaciones Exteriores, Hector Timerman. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Según consignó un comunicado de Naciones Unidas, la Presidenta y el Secretario General hablaron de la deuda argentina y "las implicaciones del caso en los esfuerzos de reestructuración de deuda" del resto de los países. 

Según consignó la agencia Télam, finalizada la reunión de 20 minutos, Cristina se entrevistó con representantes de distintas federaciones de trabajadores internacionales, a quienes agradeció su apoyo al tratamiento de la deuda soberana.

Allí, luego de esbozar argumentos contra la historia del neoliberalismo que en argentina finalizó hace 13 años, Cristina pidió que la consigna de las reuniones no sea "No llores por mi Argentina", sino "No llores por mí the world".

La mandataria pidió que se haga "mucha fuerza en los países para que en el curso de este año y el año que viene -antes de la Asamblea de Naciones Unidas de 2015- tengamos listo y sancionado el marco regulatorio multilateral para la reestructuración de la deuda". 

Cristina también destacó las cualidades naturales de Argentina, al afirmar que "somos la nueva Arabia Saudita" en materia de reservas de petróleo y gas, aunque hizo una salvedad "no estamos en medio de guerras, no hay enfrentamiento religioso ni diferencias étnicas".

Sin embargo, la audiencia que implica mayor peso para la situación del país, es la que la presidenta argentina mantendrá con el magnate norteamericano George Soros, uno de los hombres más ricos del planeta. La entrevista con Soros tiene un condimento especial: más allá de su fortuna difícil de dimensionar, el magnate es poseedor del 3,5% de las acciones de YPF.

A raíz de ello, Cristina buscará el apoyo a la "causa internacional" contra los fondos buitre, la tarea a la que se ha dedicado el Gobierno Nacional en los últimos meses con resultados favorables en la diplomacia y paupérrimos en los papeles. 

La audiencia se desarrollará en el hotel Mandarín Oriental, ubicado frente al Central Park, el impresionante alojamiento donde se hospeda la jefa de Estado.



Redacción de Perfil.com