INTERNACIONAL LA ENTREGA SERA EN DICIEMBRE

El Nobel de la Paz fue para dos activistas por el derecho a la educación de los niños

El Comité Noruego distinguió a la paquistaní Malala Yousafzai, baleada por defender la escuela para mujeres, y al indio Kailash Satyarthi, luchador contra el trabajo infantil.

Foto:AFP
Agencias
Oslo
Dos luchadores por el derecho a la educación de los niños ganaron el Premio Nobel de la Paz 2014. El Comité Nobel de Noruega anunció ayer que entregará el galardón a la joven paquistaní Malala Yousafzai, a quien un grupo de talibanes de su país disparó en la cabeza en 2012 por defender la escolarización femenina, y al activista indio Kailash Satyarthi, presidente de la Marcha Global contra el Trabajo Infantil.
Ambos se impusieron sobre una nómina récord de 278 candidatos, entre los que se encontraban figuras como el presidente ruso, Vladimir Putin; el ex analista de la CIA Edward Snowden; la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, y el papa Francisco, quien era el favorito en las apuestas online antes del anuncio de la Academia.
“Los niños deben ir a la escuela y no ser explotados financieramente”, aseveró el presidente del Comité, Thorbjoern Jagland, y agregó que Malala y Kailash fueron distinguidos “por su lucha para evitar que los niños y jóvenes sean explotados y en favor del derecho de todos los niños a la educación”.
También consideró como “un punto importante para un hindú y una musulmana, un indio y una paquistaní, unirse en una lucha común por la educación y contra el extremismo”. Es que el Nobel de la Paz, que otorga 8 millones de coronas suecas (1,1 millón de dólares), será compartido esta vez por ciudadanos de dos países históricamente enfrentados.
Malala ya era una de las favoritas al premio el año pasado. La joven, que ahora tiene 17 años, era una estudiante y activista por la educación en Pakistán cuando fue tiroteada en la cabeza por un talibán armado hace dos años. “A pesar de su juventud, Malala Yousafzai lleva años luchando por el derecho de las niñas y jóvenes a la educación –destacó Jagland–. Ha demostrado que los niños y jóvenes pueden luchar para mejorar su situación personal”.
Tras el anuncio del Comité, Malala ofreció ayer un emotivo discurso de agradecimiento. “Tenía dos opciones: no hablar y que me mataran, o hablar y cuidarme. Elegí la segunda –dijo con una amplia sonrisa–. Tengo sueños, como cualquier chico. Me gustaría ser doctora y también me gusta la política”. Malala dedicó el premio a “todos los niños cuyas voces merecen ser oídas”.
En cuanto a Satyarthi, un reconocido activista indio de 60 años, la Academia resaltó que se mantuvo en la tradición de Mahatma Gandhi y dirigió diversas formas de protesta pacífica “centrándose en la grave explotación de los niños con fines económicos”.
El galardón de la Paz es el único de los Nobel que no se concede en Estocolmo, sino en Oslo. El Comité que lo otorga está compuesto por representantes del Parlamento noruego. El premio se entregará formalmente –también en el capital noruega– el 10 de diciembre, aniversario de la muerte de Alfred Nobel. En 2013, la distinción había sido para la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), por su trabajo en la destrucción de este tipo de armamento en Siria.
Es factible que la premiación a Yousafzai y Satyarthi tenga más aceptación internacional que otras polémicas recientes distinciones del comité, como las hechas a Barack Obama y a la Unión Europea.

Redacción de Perfil.com


Temas: