INTERNACIONAL

“El Papa es un hombre de poder en un mundo sin liderazgos”

PERFIL COMPLETO

A horas de su histórica gira por Cuba y Estados Unidos, los reflectores de la escena internacional están posados sobre los hombros de Francisco, el Papa que llegó del fin del mundo para poner fin a la anacrónica tensión entre Washington y la isla. “Cristina dice que Bergoglio es un cuadro, pero Bergoglio no es un cuadro, es un hombre de poder. Se sienta de igual a igual con Obama, con Castro, con Putin. No tiene ningún temor”, cuenta a PERFIL el sociólogo Guillermo Pérez Sosto, quien lo trató por primera vez en 1977, cuando ingresó a trabajar en el Colegio del Salvador y el sacerdote era el provincial de los jesuitas en la Argentina.
El director del Centro de Estudios en Políticas Laborales y Sociales del Instituto Torcuato Di Tella cree que en su viaje a Estados Unidos el Papa planteará sus críticas al capitalismo financiero y que no jugará “de visitante”, ante una tribuna completamente hostil. “Francisco tiene una inteligencia definidamente superior en un mundo desierto de ideas, sin liderazgos serios –explica Pérez Sosto–. Es un hombre que ni siquiera es de la generación de los baby boomers. Es de la generación silenciosa y de la sociedad disciplinaria. Por lo tanto, esta disciplina y ese clasicismo de sus ideas lo hacen estar a la vanguardia, en un mundo desordenado”.
El sociólogo que coordina la Cátedra Unesco dice que “en términos futboleros, el Papa tiene el don de jugar sin la pelota”. Pudo mediar entre Cuba y Estados Unidos porque tiene un “liderazgo misericordioso que le sirve para romper el hielo en conflictos”, según el académico.
Con respecto a la política argentina, Pérez Sosto considera que Francisco “puede influir, pero tampoco quiere salvar a nadie”.

Leandro Dario