INTERNACIONAL

El Papa Francisco removió al cuestionado arzobispo de Rosario

Monseñor Mollaghan era sospechado de supuestos "desmanejos" de fondos. Cuál es su nuevo destino.

Foto:Télam

El papa Francisco decidió este lunes remover a monseñor José Luis Mollaghan como arzobispo de Rosario, tras una investigación por supuestos "desmanejos" de fondos y denuncias de maltrato, al nombrarlo asesor en una comisión de la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano.

El prelado será miembro de la comisión en fase de creación para el examen de las apelaciones de clérigos acusados o condenados por “delicta graviora”, es decir delitos graves contra los sacramentos y la moral, entre ellos los abusos sexuales.

Fuentes eclesiásticas confirmaron a DyN que se trata de una salida “no traumática” para Mollaghan, tras las irregularidades constatadas en el informe de la investigación remitida en enero a la Santa Sede por monseñor José María Arancibia, arzobispo emérito de Mendoza.

“Puede leerse como una promoción, que de algún modo lo es, pero en realidad el objetivo fue apartarlo de la diócesis. Tampoco queda claro en el nombramiento si deberá radicarse en Roma o cumplirá sus funciones desde Buenos Aires y viajará de vez en cuando al Vaticano”, precisó un sacerdote especializado en Derecho Canónico. Mollaghan seguirá como “administrador apostólico” de la arquidiócesis de Rosario hasta tanto el Papa nombre a su sucesor, que según se cree será “en breve”.

Tras la investigación, trascendió que el Vaticano evaluaba varias opciones para la salida de Mollaghan, entre ellas pedirle en forma anticipada la renuncia, designarle un arzobispo coadjutor y nombrarlo en algún cargo en la Santa Sede, como finalmente optó el Papa. La noticia del nombramiento, como es de práctica, se dio a conocer simultáneamente en Roma y Buenos Aires, aquí lo hizo el nuncio apostólico, Paul Emil Tcherrig, a través de la agencia católica.

En diciembre la nunciatura apostólica ratificó que la arquidiócesis de Rosario estaba siendo auditada por la Santa Sede, después de que DyN reveló que monseñor Arancibia estaba investigando irregularidades en el manejo de los fondos, supuestos padecimientos psiquiátricos de Mollaghan y denuncias de maltrato tanto de laicos como de sacerdotes.

Mollaghan negó en un primer momento la información y calificó de "calumniosas" las acusaciones en su contra, pero después debió reconocer que Arancibia, en calidad de auditor designado por el Vaticano, estuvo en la arquidiócesis e investigó las denuncias.

La designación de Mollaghan como arzobispo de Rosario en diciembre de 2005 cosechó suspicacias, dado que su nombre no figuraba en la terna elevada a la Santa Sede, y provocó chisporroteos con la curia romana en medio de un recambio generación del Episcopado argentino y la puja entre sectores progresistas, moderados y conservadores.

Otras fuentes aseguran que Mollaghan y Jorge Bergoglio, hoy papa Francisco, "se conocen muy bien" por haber coincidido como obispos auxiliares de Buenos Aires en los años '90 y que la relación entre ambos "nunca fue la mejor".


Redacción de Perfil.com