INTERNACIONAL ADIOS A LA POLITICA

El plan de Obama para su vida fuera de la Casa Blanca

El presidente saliente anunció que no se postulará más a cargos electivos. Estudia escribir sus memorias, comprar un equipo de la NBA y dar clases en la universidad.

Despedida. Con Bruce Springsteen en un acto en apoyo a su última campaña presidencial en 2012.
Despedida. Con Bruce Springsteen en un acto en apoyo a su última campaña presidencial en 2012. Foto:Gentileza Casa Blanca y Cedoc Perfil

Cuando el próximo 19 de enero Barack Obama apoye su cabeza en la almohada para dormir por última vez en la Casa Blanca, ya tendrá en claro cuál será su futuro lejos de la política. A los 55 años –uno menos que Bill Clinton al cumplir su mandato– tendrá que “reinventarse” y convivir sin el poder que le confirió la presidencia de los Estados Unidos. Entre otros ambiciosos y dispares proyectos, analiza meterse de lleno en el mundo del básquetbol, su deporte preferido; escribir sus memorias; crear una fundación, y hasta volver a enseñar leyes en la Facultad de Derecho.

Obama dejó varias pistas sobre qué le deparará el futuro. “Volveré a hacer el tipo de trabajo que tenía antes, simplemente tratar de ayudar a la gente”, le dijo el año pasado a un grupo de estudiantes. “Ayudar a los jóvenes a acceder a la educación, a los adultos a tener empleos y llevar a empresarios a los barrios donde no hay suficientes comercios e industrias. Ese es el trabajo que amo”, agregó. Si lleva esa frase a su sentido más literal, el presidente volvería a ser un “organizador comunitario”, como en su juventud en el South Side de Chicago. Una forma de emprender esa labor sería creando una fundación que lleve su nombre, al igual que hicieron los ex mandatarios Jimmy Carter y Bill Clinton.

Escritor. Otra posibilidad que sopesa Obama es redactar sus memorias. Tiene experiencia en el mundo editorial, ya que publicó tres libros: Sueños de mi padre, La audacia de la esperanza y el texto para niños A ustedes les canto: una carta para mis hijas, que le dejaron más de 15 millones de dólares de regalías.

El líder demócrata también podría volver al claustro universitario, para ejercer como profesor de Derecho. “Amo enseñar. Extraño las aulas y vincularme con los estudiantes”, le confió recientemente a The New Yorker. Si optara por ese trabajo, tres casas de estudio se pelearían por “ficharlo”: la Universidad de Chicago, donde fue profesor antes de llegar a la Casa Blanca, Harvard –allí estudió leyes– y Columbia, donde cursó Ciencia Política.

NBA. El mandatario es fanático del básquet y podría incursionar en la mejor liga del mundo. En declaraciones a la revista GQ, reveló que “fantaseó con armar un equipo”. “Sería muy divertido”, admitió, al tiempo que descartó asumir el timón de los Chicago Bulls, la franquicia de la que es hincha, ya que conoce a su dueño, Jerry Reinsdorf, y sabe que no dejará el equipo en el corto plazo.

Pese a dejar el poder con el 54% de aprobación, según Gallup, Obama anunció que no se postulará más para cargos electivos, como es tradición en Estados Unidos, ni ocupará ningún otro puesto público. Así, desechó implícitamente la propuesta de Hillary Clinton de nominarlo a la Corte Suprema de Justicia.

La única posibilidad de que vuelva a ocupar un rol político relevante sería de la mano de Michelle Obama, la figura más popular del país. Si ella decidiese postularse en el futuro a la Casa Blanca, Obama volvería al candelero, al igual que Bill Clinton en los últimos meses.