INTERNACIONAL VIO A SU PAR UCRANIANO

El presidente ruso y un incómodo ‘tête à tête’ con Poroshenko

afp/ap desde Normandía

El presidente ruso, Vladimir Putin, y su par ucraniano, Petro Poroshenko, se reunieron ayer por primera vez en Normandía, donde ambos participaron en las celebraciones del desembarco aliado de 1944. En el encuentro, dialogaron sobre un alto al fuego en el este de Ucrania a los enfrentamientos entre secesionistas prorrusos y el Ejército que responde a Kiev, que dejaron más de 150 muertos.

La reunión, moderada por el anfitrión de la celebración, François Hollande, acercó la posibilidad de una solución pacífica en la incipiente guerra civil, que tensó las relaciones entre la Casa Blanca y el Kremlin. El ex agente de la KGB y el “Rey del chocolate” charlaron quince minutos. Poroshenko, un empresario prooccidental que asumirá hoy la presidencia, afirmó tras el encuentro que recibirá mañana a un enviado de Moscú, con el que abordará una hoja de ruta para una distensión del conflicto.

La canciller alemana, Angela Merkel, también participó de la reunión, celebrada en el castillo de Benouville. “Se logró iniciar un diálogo sobre posibles medidas de desescalada y los detalles técnicos de un alto el fuego se abordarán en los próximos días”, precisó la diplomacia gala.

Merkel, por su parte, declaró que Rusia debe asumir su cuota de responsabilidad en la resolución de la crisis de Ucrania, según un comunicado de su gobierno. “La canciller expresó su convicción de que, después de la elección presidencial internacionalmente reconocida debe alcanzarse una estabilización de la situación, en particular en el este del país”, rezó el texto. Según Dmitri Peskov, vocero del Kremlin, la reunión apuntó a “buscar una solución a la crisis ucraniana” y no a expresar “diferentes opiniones”.

El conflicto comenzó con el derrocamiento del presidente Víktor Yanukóvich, aliado del Kremlin, y con la secesión de Crimea. Tras la celebración de nuevas elecciones, Moscú no reconoció a Poroshenko. Ahora, sin embargo, Putin insinuó que esa posición podría cambiar. “Respetamos la voluntad del pueblo ucraniano y vamos a trabajar con las nuevas autoridades”, aclaró esta semana el presidente ruso.

En tanto, la tensión no bajó ayer en el este de Ucrania, pese a las negociaciones diplomáticas abiertas en Francia. Quince rebeldes murieron en combates con fuerzas ucranianas cerca de la frontera con Rusia. Guardias fronterizos leales a Kiev se habrían enfrentado con hombres armados que llegaron de Rusia en camiones, en un nuevo episodio de la cruenta guerra civil que conmueve al país.



Redacción de Perfil.com