INTERNACIONAL

El príncipe Friso regresó a Holanda

El cuñado de la reina Máxima fue trasladado a La Haya por su "preocupante" estado de salud.

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

El príncipe Friso de Holanda, hermano del rey Guillermo Alejandro y cuñado de Máxima, fue trasladado este martes a La Haya, la ciudad holandesa donde vivirá desde ahora cerca de su familia aunque su estado de salud todavía es “preocupante”, según informó el Servicio de Información Gubernamental de Holanda (RVD).

Procedente de Londres, donde estaba internado desde marzo de 2012, el hijo menor de la ex reina Beatriz vivirá bajo cuidados de un equipo médico especializado en el Palacio Huis Ten Bosch, actual residencia de la princesa Beatriz.

Friso de Orange-Nassau, de 45 años, se encuentra actualmente en estado de “conciencia mínima” tras un largo período de coma al cual ingresó tras un accidente de esquí en Austria en febrero de 2012. Un mes más tarde, fue internado en el Hospital Wellington de la capital británica, que era la ciudad de residencia de Friso con su esposa, la princesa Mabel, y sus dos hijas, Luana y Zaira.

La Casa Real holandesa comunicó que el príncipe pasará el verano en Huis ten Bosch, explicando que “ya no es necesario proporcionarle un tratamiento en un hospital, razón por la cual las posibilidades a largo plazo de un tratamiento en Holanda o en Reino Unido serán estudiadas”.

Los voceros confirmaron que el príncipe continúa en un estado de “conciencia mínima”, cuyo diagnóstico se basa en la presencia de comportamiento que evidencia percepción del entorno. Según Henk Eilander, psicólogo de desarrollo y neuropsicólogo clínico holandés, en Holanda el protocolo médico indica “esperar que el paciente recupere la conciencia por sí mismo (...) Pero no se le dará tratamiento específico para que salga de su estado de inconsciencia”.

La política médica holandesa sobre pacientes en coma es rotunda: si respira naturalmente, su tallo encefálico debe funcionar lo suficiente como para servir como estímulo para la respiración. Pero cuando falta este estímulo, en Holanda se considera que cualquier tratamiento médico es ya inútil y el médico, por propia iniciativa, puede suspender el tratamiento.

Johan Friso quedó atrapado 20 minutos bajo la nieve tras una avalancha en Lech (oeste de Austria). Los médicos dijeron que sufrió graves daños cerebrales por todo el tiempo que permaneció en paro cardiorespiratorio bajo la nieve y según Jan Bakker, experto en cuidados intensivos del Erasmus Medisch Centrum, citado por Radio Nederland, “las posibilidades de que un paciente logre salir de un coma profundo como el del príncipe Friso se acercan mucho al cero absoluto”.

En septiembre de 2012. el arzobispo emérito sudafricano y Nobel de la Paz en 1984, Desmond Tutu, amigo muy cercano de la familia, aseguró a la prensa holandesa que la princesa Mabel afirmó que, al besarlo, Friso “se movió momentáneamente”.“El príncipe Friso abrió sus ojos y sonrió a su mujer. Entonces, el príncipe cayó de nuevo en un estado de coma”, afirmó el arzobispo.

Dos meses más tarde, la Casa Real informó que Friso comenzó a mostrar “signos de conciencia limitada, un estado conocido comúnmente como estado de mínima conciencia”, pero, pese a esta leve mejoría, los médicos estiman que el pronóstico del príncipe holandés sigue siendo “muy incierto” y que la familia continúa muy preocupada.

(*) Especial para Perfil.com



Darío Silva D'Andrea (*)