INTERNACIONAL ESPAÑA

El PSOE le dice no a Podemos y le tira la pelota a Rajoy

Los socialistas calificaron de “chantaje” la oferta de Iglesias y ahora negocian con Ciudadanos. El presidente embistió contra Sánchez. Un culebrón político sin final.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Todos se tiran la pelota y nadie asume la responsabilidad de formar gobierno. Convulsionado y consumido por fuegos internos, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) descartó ayer un pacto con Podemos y comenzó a dialogar con los liberales de Ciudadanos para ampliar el espectro político de una eventual alianza de gobierno. Al mismo tiempo, los socialistas reiteraron que el Partido Popular (PP) es quien debe intentar su investidura antes que los demás, pese a la negativa del presidente Mariano Rajoy.
Las miradas están ahora puestas en el líder socialista Pedro Sánchez. El rey Felipe VI empezará el miércoles 27 una segunda ronda de consultas con los líderes de los grupos parlamentarios de la que saldrá un candidato al Ejecutivo y Sánchez estaría en situación de serlo si consigue aglutinar apoyos.
Sin embargo, los socialistas emitieron ayer un comunicado en el que cuestionaron la propuesta de Podemos y urgieron a Rajoy a formar gobierno. “El PSOE no va a emprender negociaciones con otras fuerzas políticas para intentar fraguar una alternativa de gobierno estable y, mucho menos, cuando se plantean desde el chantaje y anteponiendo los intereses de partido a los intereses de los ciudadanos”, sostuvo la formación socialista, minutos después de que Sánchez hablase por teléfono con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. La conversación evidenció que el secretario general del PSOE prioriza a Ciudadanos antes que a Podemos justo cuando le toca empezar a mantener contactos para intentar formar un gobierno, tras el “no” de Rajoy al rey.

En un acto partidario, el líder del PP defendió, por su parte, la decisión adoptada el viernes con el argumento de que “sería un fraude y una falta de respeto a los demás comparecer en el Congreso para perder el debate de investidura”. El jefe de Estado advirtió a Sánchez que si gobierna será “a las órdenes de Podemos”, “hipotecado y humillado” por ellos.
Rajoy aseveró que su adversario “busca desesperadamente” el gobierno junto a la izquierda y los nacionalistas, quienes “harían mucho daño al país”.
Rajoy reconoció que sería “un fracaso” que se tuvieran que celebrar de nuevo elecciones legislativas, algo que también demostraría que los políticos no estuvieron a la altura de las circunstancias.
Por eso insiste en una gran coalición con el PSOE y Ciudadanos, algo difícil tras las acusaciones de corrupción que le formuló Sánchez en el último debate presidencial.

 

Parálisis hasta junio

Si no hay un acuerdo entre las principales fuerzas políticas, el escenario de incertidumbre puede extenderse al menos hasta mitad de año. Tras la negativa de Rajoy a formar gobierno, el rey abrirá el miércoles otra ronda de conversaciones con los parlamentarios y puede tomarse el tiempo que quiera para proponer un candidato a la investidura presidencial. Los únicos requisitos para presidir el gobierno son los de ser mayor de edad y español, por lo que podría ser cualquier figura política.
Una vez sometido a la investidura, comenzará a correr un plazo de dos meses para formar gobierno. Cada candidato se someterá a dos votaciones en el Congreso. Si la primera de ellas fuera el 29 de enero o el 2 de febrero, ese plazo se cumpliría el 29 de marzo o el 2 de abril. Si en esa fecha no hay presidente, las elecciones se celebrarían a los 54 días, es decir, uno de los dos últimos domingos de mayo. En ese caso no habría un nuevo gobierno hasta junio.



Leandro Dario