INTERNACIONAL AVANCE DEL YIHADISMO

El terror de Estado Islámico golpea las puertas de Turquía

agencias
Beirut

Pese a los bombardeos de Estados Unidos, los yihadistas de Estado Islámico (EI) continúan su marcha asediando la ciudad de Kobane, en la frontera con Turquía, y perpetrando atentados mortales en Irak. Los cañones y las bombas siguieron ayer ensangrentando la región, luego de que dos ataques terroristas en barrios chiitas de Bagdad dejaran 34 muertos y 54 heridos. Y, además, la lucha contra el extremismo enfrentó en las últimas horas a la diplomacia norteamericana y la dirigencia turca, que se negó a asistir a los kurdos que combaten con los islamistas.

Los atentados con coche bomba habrían sido perpetrados por el grupo que quiere instaurar un Califato en Medio Oriente. Según cifras de las Naciones Unidas, más de 1.100 personas murieron el mes pasado en Irak.

En tanto, milicias kurdas atrincheradas en Kobane, en Siria, rechazaron en la noche del viernes una feroz embestida de Estado Islámico, que pretende adueñarse de la ciudad a sangre y fuego. El asalto de los yihadistas se produjo en pleno centro de la ciudad, de mayoría kurda. En ese intento murieron 16 milicianos radicales, según informó ayer el Observatorio Nacional de los Derechos Humanos en Siria.

Estado Islámico está en las afueras de Kobane después de tres semanas de asedio. Esa situación provocó un terremoto político en Turquía, cuya frontera se encuentra a pocos kilómetros de la urbe. Miles de kurdos salieron a las calles en Ankara y Estambul a protestar por la inacción del gobierno de Recep Tayyip Erdogan, ante la inminente caída de la ciudad en manos yihadistas.

El peligroso avance de EI sobre Kobane también evidenció la divergencia de estrategias que tienen Turquía y Estados Unidos en el conflicto sirio. Mientras Erdogan pretende adiestrar militarmente a los rebeldes que combaten al presidente Al-Assad, la Casa Blanca dejó en claro que su prioridad es la lucha contra EI.

Como si eso fuera poco, los yihadistas también avanzaron ayer en Irak. Según el gobierno de ese país, los combatientes islamistas estarían por lanzar un ataque coordinado y masivo contra Kirkuk, situada 250 kilómetros al norte de Bagdad.

A miles de kilómetros, Occidente vive su propia guerra contra el terror y se esfuerza por monitorear a los milicianos extranjeros de EI. Según publicó ayer el diario The Daily Telegraph, los servicios de seguridad británicos investigan a “miles” de presuntos terroristas en Londres. Según el alcalde de la capital, Boris Johnson, el mayor peligro proviene de unos 500 supuestos yihadistas que se trasladaron desde Gran Bretaña a Siria e Irak y, ahora, regresaron al Reino Unido.



Redacción de Perfil.com