INTERNACIONAL EXCLUSIVO PERFIL

Desde Miami, periodista de PERFIL cuenta cómo viven la llegada del Matthew

Gran parte de Miami Beach fue evacuado y en la zona continental nadie sale de su casa. Quejas por falta de agua y alimentos en los supermercados.

Huracán Matthew en Miami
Huracán Matthew en Miami Foto:Captura
Tras los destrozos que generó el huracán Matthew en el Caribe, especialmente en Haití, Estados Unidos se prepara para la llegada del tornado en su costa atlántica, donde ya hay más de dos millones de evacuados.

Desde Miami, la periodista de PERFIL, Julieta Mondet, asegura que en Miami Beach ya todos han sido evacuados. "Muchos de los que viven allí se fueron a las casas de amigos o familiares que viven en la zona continental, donde aconsejan no salir pero sin la necesidad de evacuar", aseguró.

"Los que viven acá están muy acostumbrados y saben lo que tienen que hacer. Van al supermercado y compran provisiones y luego se quedan en sus casas. Además, todos los hoteles están preparados para soportar el huracán con ventanas insonoras y de doble vidrio", detalló Mondet.

A pesar de los dichos del gobernador de Florida, Rick Scott, quien aseguró que "no vayan a hacer surf, no vayan a las playas. Morirán", muchos están tranquilos y acostumbrados a esta clase de eventos. "Al ser una zona turística, muchos tienen miedo, pero los habitantes vienen siguiendo con mucha anticipación el huracán y saben que no impactará de lleno en la zona continental", explicó la periodista del diario PERFIL.

No obstante, los ciudadanos han tenido que invertir en la seguridad de sus hogares: "Hay gente que pagó hasta 15 mil dólares para que las ventanas resistan huracanes", precisó Mondet. 

Por otro lado, la periodista confirmó que los hoteles están sobrevendidos porque "la gente no se ha podido volver ya que todos los vuelos están suspendidos y la gente que fue llegando no tiene donde alojarse. Además, hay quejas en los supermercados por falta de agua y alimentos enlatados".

Desde las autoridades, la recomendación es no salir de sus casas: "Está todo cerrado y hay muy poca gente en la calle. A todos los trabajadores les dieron franco", contó Mondet, y agregó que "sólo los supermercados y farmacias abrieron hasta el mediodía".