INTERNACIONAL TENSION EN TURQUIA

Erdogan denunció un complot internacional para derrocarlo

ansa/ap/dpa
Desde Ankara
El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, calificó de complot internacional la investigación de un caso de corrupción por el cual la justicia inculpó y encarceló ayer a los hijos de dos ministros, a cuatro meses de las elecciones municipales.
Tras una larga noche de audiencias en el palacio de justicia de Estambul, el juez ordenó ayer, como lo había pedido la fiscalía, la prisión preventiva para Baris Güler y Kaan Caglayan, hijos de los ministros de Interior, Muammer Güler, y de Economía, Zafer Caglayan.
Erdogan reaccionó denunciando un complot procedente de Turquía y del extranjero para hacer caer su gobierno islamista moderado, salpicado por el escándalo. “Todo esto es un sucio complot contra la voluntad nacional”, criticó el primer ministro ante miles de seguidores. “Vamos a poner fin a este vil juego”, advirtió.
El primer ministro aprovechó para amenazar con expulsar a los diplomáticos extranjeros “implicados en acciones provocadoras”, lo que se interpretó como una advertencia velada al embajador de Estados Unidos.
Según algunos medios de comunicación progubernamentales, el embajador Francis Ricciardone habría hablado con colegas europeos sobre el papel del banco público turco Halk Bankasi en la venta ilegal de oro a Irán, institución que se encuentra en el centro del actual escándalo político-financiero. Ricciardone respondió en Twitter que su país no tiene “nada que ver” con la investigación.
Tras cuatro días marcados por la polémica, el cerco se estrechó en torno al gobierno con la encarcelación de Baris Güler y Kaan Caglayan.
Asimismo, una veintena más de personas han sido encarceladas, entre ellas el presidente del banco público Halk Bankasi, Suleyman Aslan, y el empresario originario de Azerbaiyán Reza Zerrab.
Los detenidos están acusados de corrupción, fraude y blanqueo de dinero en el marco de una primera investigación sobre la venta de oro y sobre transacciones financieras ilegales entre Turquía e Irán, este útimo bajo embargo.
Halk Bankasi desmintió estas acusaciones. En cambio, Abdullah Oguz Bayraktar, hijo del ministro de Medio Ambiente, Erdogan Bayraktar, quedó en libertad hasta la fecha del juicio. También fueron liberados el magnate de la construcción Ali Agaoglu y el alcalde del distrito de Fatih en Estambul, Mustafa Demir, del Partido de la Justicia



Redacción de Perfil.com