INTERNACIONAL GENERAL CLIVER ALCALA

“Es muy difícil que haya una rebelión en las Fuerzas Armadas”

.

Critico. Es chavista, pero dice que Maduro no lo representa.
Critico. Es chavista, pero dice que Maduro no lo representa. Foto:Cedoc Perfil
El mayor general retirado Cliver Alcalá fue uno de los militares más cercanos a Hugo Chávez. Alumno suyo en la escuela militar, participó del golpe del 4 de febrero de 1992, que significó el salto del líder bolivariano a los primeros planos de la opinión pública. Identificado con el chavismo, rompió hace dos años con el gobierno. Hoy, lo critica abiertamente y pide que haya un referendo revocatorio. “Nicolás Maduro viola todos los días la Constitución venezolana”, denunció en diálogo con PERFIL.
—¿Cuándo sintió que el gobierno dejó de representarlo?
—Tras la muerte del presidente Chávez hubo exabruptos políticos y se evidenció el mal manejo de los recursos del Estado. Eso me hizo alejarme del nuevo modelo que construyó Maduro, que obvia y evade la Constitución. Nadie puede atribuirse la decisión de transformarla a su medida para avanzar en lo que quiera. Aquí un pequeño grupo de ciudadanos decidió secuestrar la soberanía popular. La convocatoria de Maduro es fraudulenta. El 90% de la poblacion no quiere la constituyente. Imagínate cuántos muertos va a haber el 30 de julio, con 400 mil efectivos militares custodiando los centros electorales y la gente protestando en la calle.
—¿Cómo fue su relación con Maduro?
—A mí me nombró Chávez en 2011. Conviví un año con Maduro en el poder y fue muy difícil trabajar con él. En ausencia de Chávez, esa gente fue desaforada a buscar dinero donde fuese. Ahí empezaron las contradicciones hasta que el 5 de julio me fui de baja del Ejército. A partir de diciembre de 2015 me aglutiné con otros venezolanos que trabajaron con Chávez. Creamos el chavismo democrático y crítico, mediante el que quisimos recuperar la ética en los manejos de los fondos públicos. Eso se observó desde el gobierno como una traición.
—¿Puede haber una rebelión en las Fuerzas Armadas?
—En este contexto lo veo muy difícil. En los cuarteles las condiciones de vida son muy negativas, hay hambre. Hoy se desayuna y no se sabe qué se va a comer en el almuerzo, menos en la cena. Eso genera baja moral en los cuarteles e incidió en que no haya una insurreción contra Maduro. Debe haber un espíritu cohesionado para una rebelión. Pero los cambios tienen que llegar de forma democrática. El único al que le conviene un golpe de Estado es Maduro, para acabar con todo lo que pasa en la calle.