INTERNACIONAL ESCÁNDALO EN BRASIL

Filtran audios de Temer avalando sobornos a funcionarios

Una investigación del diario O Globo reveló que el mandatario brasileño formaba parte de un entramado de coimas que involucraba a empresarios y funcionarios públicos. Cuál fue su defensa.

Michel Temer, en un discurso sobre los refugiados en las Naciones Unidas.
Michel Temer, en un discurso sobre los refugiados en las Naciones Unidas. Foto:AFP
El presidente de Brasil, Michel Temer, fue grabado por uno de los empresarios más importantes de ese país dando su aval a un esquema de sobornos para comprar el silencio del expresidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, según revelaciones que se conocieron este miércoles por el diario O Globo.

Temer se habría reunido el 7 de marzo con Joesley Batista, uno de los dueños del grupo J&F -que controla el frigorífico JBS, la mayor productora de proteína animal del planeta-, quien contó al mandatario que mantenía pagos a Cunha y a su operador, Lúcio Funaro, ambos en prisión, para comprar su silencio.

De acuerdo al reportaje, Temer en la grabación respondió a la confesión: "Tienes que mantener eso [los sobornos]". Adicionalmente, sugirió a Batista hablar con el diputado federal Rodrigo Rocha Loures, hombre de confianza del presidente y miembro de su mismo partido, para asistirlo con otro asunto relacionado con una disputa que el grupo frigorífico mantenía con la estatal Petrobras, esperando respuesta del Consejo Administrativo de Defensa Económica.

"Le puedo contar todo a él [Rocha]?", preguntó Batista en la grabación, a lo que Temer responde: "Todo", precisa O Globo.

Según la información divulgada, Batista y su hermano Wesley firmaron un acuerdo de delación premiada para obtener una reducción de penas en una causa por coimas. Para el portal brasileño esta confesión tiene el "poder de destrucción igual o mayor que la de Odebrecht".

Joesley reveló, además, que debía 20 millones de reales por la tramitación de una ley tributaria para el sector de avícola.

Ante esta denuncia, Michel Temer intentó desligarse del escándalo. "El presidente Michel Temer jamás solicitó pagos para obtener el silencio del exdiputado Eduardo Cunha. No participó ni autorizó ningún movimiento con el objetivo de evitar delación o colaboración con la justicia por el exparlamentario", sostiene un comunicado de la Presidencia de la República difundido horas después de hacerse pública la información.