INTERNACIONAL VEINTE MUERTOS


Estado Islámico atacó un hospital en Siria y secuestró a los médicos

Agencias
Damasco
Estado Islámico (EI) se apoderó ayer de un hospital controlado por el régimen en Deir Ezor, en el este de Siria, en un ataque en el que mató a veinte miembros de las fuerzas progubernamentales y secuestró al equipo médico.
“EI atacó el hospital Al Asad, situado en la entrada oeste de la ciudad, matando a por lo menos veinte soldados y milicianos”, afirmó Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH). Rahman precisó que seis yihadistas murieron en los combates que estallaron después.
“El grupo se apoderó del hospital y secuestró al equipo médico”, afirmó el Observatorio. Los combates continuaban ayer en los alrededores del edificio.
Los soldados y milicianos estaban a cargo de la seguridad del hospital en el momento del ataque, precisó Abdel Rahman.
Asedio. EI controla más del 60% de Deir Ezor. Cerca de 200 mil habitantes, completamente asediados por Estado Islámico, viven en la parte de la ciudad bajo control del régimen.
Las tropas gubernamentales controlan el sur y el este; los yihadistas, el centro y el norte, y el oeste está dividido entre los dos bandos.
EI, que quiere capturar toda la ciudad, y especialmente el aeropuerto militar situado al sur, ha ganado terreno desde principios de año, haciéndose con el control de varios barrios.
En Alepo, en el norte del país, el Observatorio contabilizó siete civiles muertos, entre ellos dos niños, en las últimas 48 horas por disparos de cohetes de grupos rebeldes en los sectores bajo control del gobierno, en la zona occidental de esta ciudad dividida, donde una tregua que expiró el miércoles no ha sido prolongada.
En el sudoeste de Damasco, al sur de la ciudad de Daraya, tenían lugar intensos combates entre grupos rebeldes que controlan esta localidad y fuerzas gubernamentales que la asedian desde hace cuatro años, indicó el Observatorio.
El ejército lanzó bombardeos en varios sectores de Daraya, escenario de enfrentamientos esporádicos en las últimas semanas.
Daraya, bastión simbólico de los rebeldes por resistir al asedio del régimen desde hace cuatro años, fue la ciudad al frente de la revuelta popular contra Bashar al-Assad que estalló en marzo de 2011.

Redacción de Perfil.com