INTERNACIONAL PARIS BAJO FUEGO

Estado Islámico se adjudicó los ataques, en venganza por los bombardeos en Siria

Una revista del grupo terrorista difundió un breve comunicado, asumiendo la autoría de la masacre perpetrada ayer en Francia. Amenazan golpear en Roma, Londres y Washington.

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

Detrás del 13N, el peor ataque terrorista en la historia de París, estaría Estado Islámico.  “Francia manda sus aviones a Siria, bombardea matando a los niños, hoy bebe de su misma copa”, afirmó ayer Dabiq France, la revista francesa del grupo yihadista, asumiendo así la autoria de los atentados. El gobierno de François Hollande se había sumado a fines de septiembre a los bombardeos comandados por Estados Unidos en aquel país de Medio Oriente.

Seguidores del grupo yihadista festejaron ayer los ataques en Twitter con el hashtag “París en llamas” y adelantaron que los próximos ataques serían en Roma, Londres y Washington. La coordinación de los cinco episodios, que incluyeron tiroteos y explosiones en diferentes puntos de la ciudad y dejaron más de 150 muertos y decenas de heridos, llevaban a las autoridades a descartar la responsabilidad de lobos solitarios, reconociendo una gran logística y planificación. Lo que sí estaba confirmado era la inspiración islamista de los atacantes y su vinculación con EI. Los autores de la balacera en el salón de fiestas Bataclan gritaron ”Alahu Akbar” (“Alá es el más grande”) mientras disparaban con armas automáticas, según declararon testigos a la prensa. Tras la ráfaga de balas inicial, recargaron tres veces los cartuchos de sus Kalashnikovs y continuaron disparando. Entre llantos, un hombre contó que estaba con su madre en la sala de espectáculos Bataclan, en el distrito XI de París, cuando varios individuos irrumpieron armados y empezaron a disparar. Contó que escuchó a los autores de los tiros gritar “Alahu Akbar” y que después de una ráfaga, cuando parecía que los presuntos terroristas se habían marchado, escapó con su madre.

En un discurso emitido por la televisión, el presidente François Hollande declaró el “estado de urgencia” en todo el país. Calificó los sucesos de “ataques terroristas” y adelantó que habrán numerosas detenciones y “el cierre de fronteras” para evitar que entren nuevos terroristas. “Sabemos de dónde vienen”, afirmó el mandatario, que no aclaró cuál era la filiación de los homicidas. Hollande convocó un Consejo de Ministros extraordinario y ordenó la movilización de fuerzas militares en París y sus alrededores. “Francia se enfrenta a una gran prueba de unidad y sangre fría”, agregó.
“Todo hace pensar que se trata de un ataque del terrorismo”, dijo el viceacalde de París, Patríc Lujgman, a la cadena norteamericana CNN. En tal caso, precisó, sería “el peor jamás ocurrido” en la capital francesa.  

Al cierre de esta edición, aún se desconocía el número de atacantes detrás de la ola de atentados y la cantidad de cómplices que los habrían asistido. Una vez más, Estado Islámico exportó su poder de fuego, sembrando el terror en Occidente.



Leandro Dario