INTERNACIONAL

Estados Unidos funciona a reglamento

Después del "shutdown" contra Obama, el gobierno quedó clausurado. Qué agencias dejan de funcionar.

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

Estados Unidos vive una parálisis política y posiblemente económica después del “Shutdown” -medida que en español podría traducirse como "clausura del gobierno federal"- provocado por la disputa entre el Partido Republicano y el Demócrata de Barack Obama.

La oposición suspendió el presupuesto del presidente hoy, día en que se inicia el calendario fiscal de EEUU, lo que impide mantener abiertas la mayoría de las oficinas de gobierno. Muchos organismos dependientes de la administración pública permanecen cerrados y su personal suspendido y sin paga.

Si bien el jefe de Estado firmó un decreto para permitir que sigan funcionando y cobrando las fuerzas de seguridad y militares, quedaron paralizadas otras dependencias “no críticas” de la administración, entre ellas los parques nacionales, museos y hasta la misma NASA (excepto el control que regula la misión orbital de la estación internacional espacial).

Gran parte de la pelea es por la Obamacare, una ley que aprobó el Congreso y que hoy entra en práctica. Se trata del plan de salud del presidente Obama que los republicanos, que dominan la Cámara Baja, quieren suspender.

Obama se niega totalmente a suspender su plan de salud, que fue una de sus grandes promesas de campaña. "La pelea ahora es política, es ver quién tiene la culpa, es buscar responsables frente a este problema y luego usarlo en la próxima campaña para renovar las bancas del Congreso", afirmaba el líder republicano Connell de Kentucky.

Los demócratas, que controlan el Senado, argumentan que esta movida republicana de suspender el presupuesto nacional y la capacidad de endeudarse (la deuda externa de EEUU trepa 14 a billones de dólares) es parte de una operación contra el Presidente mismo para complicar el panorama económico y arruinar su administración.

Si 800 mil contratistas no percibirán ingresos, si el sistema dejará de pagar contratos y muchos se quedarán en sus casas, sin duda la economía norteamericana podría entrar nuevamente en un ciclo recesivo.

Mientras tanto, Obama se preparaba para dirigir un mensaje al país este mediodía en Washington. "No queda otra que dialogar", decían algunos demócratas preocupados por la situación. Otros, en cambio, creen que todo esto es una demostración de fuerza que en los próximos días se va a resolver. El último shutdown ocurrió en 1995 durante el mandato del también demócrata Bill Clinton y duró tres semanas.

El vocero de Obama ha dicho a la TV norteamericana que los republicanos están usando todo tipo de tácticas para complicarle la vida al mandatario. "Tienen a la economía del país y a la clase media rehén de sus planes", sostuvo. Los republicanos denuncian que Obama quiere transformar el sistema de salud como lo es en Canadá, o sea socializarlo. Inclusive un senador republicano, Ted Cruz, habló 21 horas sin parar en el Congreso en contra de las ideas sociales de salud del presidente.

"No me hacen a mí una concesión a mi si el gobierno sigue abierto atendiendo los temas de la gente”, proclamó ayer el Presidente, bien molesto. Sus palabras no tuvieron efecto. Demócratas y republicanos en el Congreso sólo quieren por ahora no ponerse de acuerdo.

(*) Desde Washington, especial para Perfil.com.



Andy Jud (*)