INTERNACIONAL MARIA BADIA, SECRETARIA DE ASUNTOS EXTERIORES CATALANA

“Estamos dispuestos a negociar, pero no a retirar el referéndum de la independencia”

.

Voto. El independentismo catalán reafirmó que celebrará el 1º de octubre una consulta popular.
Voto. El independentismo catalán reafirmó que celebrará el 1º de octubre una consulta popular. Foto:AFP
Acorralados por la Justicia, pero aupados por miles de nacionalistas que expresan su fervor en las calles, los funcionarios catalanes están convencidos de que están “pariendo” una nueva república. María Badia, secretaria de Asuntos Exteriores y de la Unión Europea de Cataluña, explicó a PERFIL que no darán marcha atrás con el referéndum.
—¿En qué condiciones se celebrará la consulta del 1º de octubre y qué pasará el día después?
—Es casi imposible contestar a esa pregunta porque no sé qué hará el gobierno de España. De hecho, ha dado una orden para que los Mossos d’Esquadra, la policía de Cataluña se pongan a las órdenes de la Guardia Civil. Esto es totalmente en contra de las leyes aprobadas, de nuestro estatuto. Estamos frente a una imposición del Estado de excepción por la puerta de atrás, sin pasar por el Congreso de Diputados ni por el Senado. La decisión del gobierno de Cataluña es que se pueda votar el 1º de octubre. Se hará de la mejor manera que podamos y que nos permitan hacerlo.
—¿Qué aspectos está dispuesto a negociar el gobierno catalán para salir de esta crisis, si aún hay espacio para la negociación?
—Llevamos más de dos años diciéndole al presidente Mariano Rajoy de sentarnos a negociar, no solamente el referéndum, sino también 46 puntos más. En la carpeta de Rajoy no hay nada, sólo un “no” a sentarse a la mesa si persiste el referéndum en Cataluña. Eso no es negociar. El gobierno de Cataluña sigue abierto a cualquier oferta de diálogo. Tenemos un problema político grave y en lugar de encausarlo por la vía política, se encausó por la vía judicial y policial.
—¿Retirarían el referéndum como condición para negociar?
—No. no lo vamos a retirar. Ese referéndum sale de unas elecciones democráticas ganadas en 2015. Una mayoría fue a las elecciones diciendo que en 18 meses habría una declaración de independencia. Se decidió que antes de declarar la independencia se haría un referéndum para saber realmente si hay más “Sís” que “Nos”. Tenemos un mandato democrático, no es un capricho. No podemos decir ahora que haremos otra cosa. Estamos dispuestos a negociar cuándo, cómo y de qué manera. Pero de la otra parte no hay nada más que decir “no” al referéndum.
—Carles Puigdemont dijo que “el gobierno sobrepasó la línea roja que lo separaba de regímenes autoritarios” y que “no respeta los principios elementales de la democracia”. ¿Cree que Rajoy no es democrático?
—No es una cuestión de frases, sino de hechos. Lo que está ocurriendo es que se vulneran los derechos elementales y se pone en riesgo la democracia. Pongamos el nombre que quieran, pero esto está sucediendo.
—¿Es democrático y republicano que la Generalitat no acate un fallo del Tribunal Constitucional (TC)?
—El TC esgrime que no se puede celebrar un referéndum de acuerdo a la Constitución. Esto es lo que está en cuestión. Las leyes tienen interpretaciones, también las constituciones. Y son flexibles. Hay que sentarse y ver qué debería hacerse para que fuera posible. Es una cuestión política. El problema es que se puso en la vía judicial y de ahí no salimos. El gobierno de España está utilizando al TC para cuestiones que deberían resolverse en la mesa de los políticos.