INTERNACIONAL ALERTA HUMANITARIA

Evacuaron a 650 mil personas en India por un ciclón récord

Los expertos afirman que el Phailin podría equiparar en fuerza al huracán Katrina. Operativo sin precedentes contra las tormentas.

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP

Desde Nueva Delhi
Alrededor de 650 mil personas fueron evacuadas ayer en dos estados del este de la India por la llegada del ciclón Phailin, que según los expertos podría alcanzar una fuerza devastadora similar a la del huracán Katrina, que pasó por los Estados Unidos en 2005. Vientos de 200 kilómetros por hora comenzaban ayer por la tarde a golpear la costa oriental del país y amenazaban con provocar un desastre por la noche.
El Departamento Meteorológico catalogó al Phailin como una “tormenta ciclónica severa” y anunció que caerán tormentas en grandes extensiones del país. Los vientos podrían alcanzar hasta los 240 kilómetros por hora, mientras que la marea podría subir hasta 3,5 metros y entrar hasta kilómetros tierra adentro en áreas bajas.
Según el ministro del Interior, Sushilkumar Shinde, 550 mil personas fueron evacuadas en el estado de Orissa y otras 100 mil en Andhra Pradesh. Se habilitaron 500 refugios para los afectados y también se puso en alerta a Bengala Occidental.
Expertos metereológicos advirtieron que el ciclón Phailin podría alcanzar una fuerza récord. “No se han visto tormentas tan fuertes nunca en el mundo”, aseguró Brian McNoldy, investigador de huracanes de la Universidad de Miami, al diario Indian Express. El huracán Phailin podría equipararse al Katrina, que en 2005 mató a 1.200 personas en Nueva Orleans.
Al cierre de esta edición había cinco víctimas mortales, la mayoría de ellas por caída de árboles. También se temía por la vida de 18 pescadores que faenaban en el mar, pero que no pudieron ser rescatados por la dureza de la tormenta y la agitación de las aguas.
Los evacuados, hacinados en medios de transporte público, abandonaban sus casas con sus pertenencias y eran conducidos hacia refugios de emergencia. Según las autoridades a cargo del operativo, se trata de uno de los mayores movimientos de población jamás registrados en la India. “El gobierno dio orden de evacuar a la fuerza a quienes se resistan”, comentó un responsable de los servicios de ayuda del estado de Orissa.
Unos 300 equipos de médicos del Ejército, de ingenieros y de expertos en tareas de socorro fueron desplegados en las zonas de mayor riesgo. La Cruz Roja también posicionó sus equipos de socorro y los helicópteros y los aviones del Ejército se preparaban para las tareas nocturnas. En las zonas de mayor riesgo se suspendió el servicio de trenes, el aeropuerto cerró y las líneas de teléfonos quedaron desactivadas por daños.
En la memoria de los indios todavía pesa el superciclón Orissa, que en octubre de 1999 dejó a su paso casi 10 mil muertos. “Estamos más coordinados esta vez, hemos aprendido de 1999”, prometió la ministra para el Manejo de Desastres, Surya Narayan Patra. Aun así, los habitantes se preparaban para días de agua en cantidades descomunales.



AFP/AP/ANSA