INTERNACIONAL MACRI EN EEUU

Exembajadora K definió al Gobierno de Cambiemos como una “estafa”

Cecilia Nahón, que representó a Argentina ante Estados Unidos durante la gestión anterior, habló de los “notables paralelismos” entre presidentes de ambos países.

Cecilia Nahón, exembajadora argentina en Estados Unidos, junto a Barack Obama
Cecilia Nahón, exembajadora argentina en Estados Unidos, junto a Barack Obama Foto:Cedoc

Cecilia Nahón fue embajadora argentina ante Estados Unidos entre 2013 y 2015, en los últimos tramos de la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner. Mientras Mauricio Macri recorre el país del norte, la diplomática lo comparó con Donald Trump, y remarcó que el argentino representa una "estafa prácticamente total" por no cumplir con sus promesas de campaña, mientras que su par norteamericano al menos "ha intentado cumplir". Además, analizó el próximo encuentro entre ambos y habló sobre el problema de la salida de su sucesor en el cargo, Martín Lousteau.

"Macri y Trump llegan a esta cumbre con notables paralelismos entre sí. Tienen un origen en común como empresarios, millonarios y los dos eligieron conformar sus gabinetes con numerosos CEOs. Ambos están enfrentando también escándalos por conflictos de intereses, en los que sus negocios privados se cruzan peligrosamente con la conducción del Estado. Otra similitud es que impulsan, con matices, políticas de tinte xenófobo, y esto incluso le valió a Macri un duro cuestionamiento por parte del New York Times. Por supuesto que entre ellos existen también importantes diferencias, especialmente porque Macri es un ferviente creyente en la globalización neoliberal, mientras que Trump ha sido un crítico. Esto se refleja en materia comercial: Trump dice defender con uñas y dientes su gigantesco mercado interno, mientras que Macri remata el nuestro", opinó la exembajadora.

Respecto del inicio de ambos gobiernos, analizó: "Trump creó muchas expectativas respecto de sus primeros 100 días de gobierno, una marca emblemática en Estados Unidos. Al igual que Macri, Trump hizo en la campaña promesas grandilocuentes, comprometiéndose a tener logros rápidos y, al igual que Macri, está fallando en cumplir sus promesas".

"Yo haría una pequeña distinción: a Trump hay que reconocerle que ha cumplido, o intentado cumplir, con algunas de sus promesas, mientras que, en el caso de Macri, la estafa es prácticamente total. Más allá de eso, se estima que Trump tiene alrededor de 42% de aprobación, el nivel histórico más bajo desde que se hace esta medición a los 100 días, aunque es cierto que el 84% de los republicanos y su base de apoyo está mayormente satisfecha. En esto hay otra similitud, porque Macri también busca apoyarse cada vez más en su núcleo duro y apuesta a la polarización, en base a demonizar a sus oponentes. También tienen en común que ambos se presentaron en campaña como outsiders, que venían a renovar el sistema y a hacerlo trabajar para “la gente”, y en verdad están haciendo lo contrario", matizó la economista en diálogo con El País Digital.

Nahón planteó que "ojalá" Macri "pudiera aprovechar este encuentro, no para su ansiada foto en la Oficina Oval, sino para mejorar las condiciones de acceso de Argentina al mercado de Estados Unidos y para atraer inversiones productivas". "Por ejemplo, además de las promesas incumplidas sobre carnes y limones, sumado a las amenazas actuales de bloquear el acceso a nuestro biodiesel, tenemos un déficit comercial de alrededor de 4000 millones de dólares anuales", ejemplificó.

"Lamentablemente, las señales que da el gobierno argentino van en la dirección opuesta. Desde que asumió, Macri ha planteado un brusco giro en la política exterior, basado en un alineamiento con Estados Unidos y el G7, con una marcada subordinación, relegando a los países de la región y, más en general, a las economías emergentes, con las que la Argentina tiene una amplia convergencia de intereses. Con este viaje, Macri parece querer reafirmar esta orientación de su política exterior y, de alguna manera, reeditar con los Estados Unidos de Trump una conexión que había quedado dañada tras el desacierto de haber apoyado a Hillary Clinton", analizó.

La exembajadora calificó como "ingenua y anacrónica" la estrategia internacional del oficialismo "en un mundo multipolar como el actual". "La política de congraciarse obedientemente con Estados Unidos nunca ha derramado, a lo largo de la historia, un bienestar para el pueblo argentino. Es una visión “aspiracional” y en exceso ideologizada de la política exterior: como si estar muy cerca de la principal potencia nos trajera beneficios por ósmosis. Por experiencia propia, te digo que Estados Unidos es un negociador muy duro y que usa todas las herramientas (seducción, presión) para avanzar en sus propios intereses. Por eso es clave estar bien plantado y tener una estrategia clara, lo contrario de lo que exhibe Macri", completó.

Nahón consideró además un "sincericidio" la asistencia del líder de Cambiemos a la inauguración de una planta de la empresa argentina Techint en Estados Unidos. "Habla por sí mismo ese hecho: se privilegian las empresas transnacionales, el capital más concentrado, los organismos financieros, los fondos especulativos, y no el desarrollo productivo, que es lo que nuestro país necesita, más aún en un mundo tan inestable y en transformación, en el que la multipolaridad es la regla", planteó.

Sobre la ausencia de Lousteau, su antecesora consideró que "no es conveniente llegar así a una reunión de este tipo", porque "muestra improvisación y cierta irresponsabilidad por parte de Macri y del exembajador". "Terminaron jugando una interna política justamente con aquella Embajada que el propio gobierno considera vital", lanzó.

"Todo parece indicar que Trump impuso la agenda del encuentro. Como dije, hasta ahora, Macri no fue capaz de articular una estrategia y objetivos, al menos de manera pública, sobre qué busca con su visita. El vocero de Trump informó los temas que se van a tratar: seguridad, Venezuela, cuestiones comerciales. Más aún, según la CNN, el gobierno de Macri desistió de condecorar al presidente Carter por su contribución a los derechos humanos a pedido del gobierno de Trump. Si esto fuera así, sería otro ejemplo ilustrativo de subordinación", concluyó Nahón.