INTERNACIONAL ALEMANIA


Feroz tiroteo en Munich: 10 muertos en un ‘ataque terrorista’

Un atacante, que al parecer actuó solo y se suicidó, abrió fuego en un centro comercial de la ciudad. Según testigos, habría gritado “Alá es grande” mientras disparaba.


Foto:AP / AFP

agencias

Europa no puede sacarse de encima el terror. Esta vez fue el turno de Munich, donde nueve personas murieron ayer en un tiroteo en un centro comercial, según la policía, que investigaba si un noveno cadáver correspondía a uno de los atacantes.
Voceros policiales explicaron que se manejaba la hipótesis de un “acto terrorista”, porque los testigos informaron que el ataque, registrado en torno a las 17.50 horas, fue perpetrado por tres personas con armas largas.
Sin embargo, poco después la policía informó que el autor del tiroteo de Múnich estaba “probablemente solo” y se suicidó.
Antes, las fuerzas de seguridad se habían movilizado para encontrar a “hasta tres” presuntos atacantes que, de acuerdo a dichos testigos no confirmados por la policía, tenían “rasgos árabes”.
    “En estos momentos ningún culpable ha sido arrestado”, dijo la policía de la capital bávara durante la madrugada. “La búsqueda tiene lugar a gran velocidad”, agregó.
Por la noche, las fuerzas de seguridad investigaban si un décimo cadáver hallado a un kilómetro del lugar podía ser el de uno de los atacantes.
La brigada antiexplosivos de la policía de Munich analizaba anoche una mochila hallada junto a ese cadáver.
El ministro de Interior, Thomas de Maizière, había advertido el miércoles a sus conciudadanos de que Alemania “se encuentra en el punto de mira del terror internacional”.
“La situación es seria, debemos contar con que Alemania también se prepare para atentados de pequeños grupos o personas radicalizadas”, había afirmado el ministro.

Parálisis.El subterráneo cerrado, la estación de trenes evacuada, centenares de personas que buscaban protección en las tiendas: tras el tiroteo de ayer, Munich era una ciudad irreconocible, de hecho paralizada.
Mientras en Twitter circulaba –tal cual ocurrió en París y en Niza– el hashtag “puertas abiertas” para ofrecer un refugio a quien no sabía dónde ir, el horror se apoderó de la capital bávara.
El ataque se produjo ante un local de McDonald’s del centro comercial Olympia, donde funcionan 135 tiendas, bares y restaurantes, y que fue construido en 1972, el mismo año de la masacre de los atletas israelíes durante los Juegos Olímpicos de Munich.
Una testigo de la matanza declaró a una cadena televisiva que antes de abrir fuego contra un grupo de niños uno de los atacantes gritaba “Allah Akbar’” (Alá es grande). “Ellos no lograron huir”, destacó la mujer, quien dijo no tener dudas sobre qué fue lo que gritaba el hombre, “porque yo soy musulmana”.
Un video divulgado a través de las redes sociales muestra a un hombre armado que sale de la puerta del restaurante, alza con ambas manos lo que parece ser una pistola y, apuntándoles a las personas en la acera, comienza a dispararles mientras éstas huyen aterrorizadas
 “Tristes noticias: el número de muertos ha ascendido a ocho”, dijo la policía de Munich en su cuenta en Twitter, y agregó que había al menos 21 heridos de gravedad, uno de los cuales murió poco después.
Cuatro días después del ataque de un inmigrante afgano con un hacha a los pasajeros de un tren, en el sur de Alemania, que provocó dos heridos graves, y a ocho días de la masacre de Niza, Munich vivió una situación de emergencia, con el conjunto de los “medios disponibles” movilizados, mientras el cielo se cubría de helicópteros.
Algunos testigos –la policía había localizado al menos a unos cien– dijeron que los atacantes eran hombres con rasgos “árabes”. El portavoz de la policía no confirmó esta información, que se contradice con otros testimonios, que afirmaban que un agresor había gritado “soy alemán” y “turcos de mierda” mientras disparaba.
Anoche no se había descartado ninguna hipótesis, sea la de un ataque ultraderechista, un acto terrorista o incluso un atraco a mano armada común, aunque esta última opción parecía menos probable.
A través de su cuenta de Twitter, la policía también pidió a la ciudadanía que no subiera a internet fotos ni videos de los operativos policiales, puesto que podrían ser de ayuda para los atacantes o atacante en fuga.
La estación central de trenes de Munich fue evacuada por la noche y los servicios de metro, autobús y tranvía, suspendidos “por orden policial”. También las autopistas que rodean a la ciudad quedaron paralizadas en un radio que llegaba a unos 20 kilómetros desde el centro: con esta medida, las autoridades decidieron dar prioridad absoluta al tránsito de las ambulancias, los vehículos de socorro y los de las fuerzas del orden

Desarrollo. El tiroteo había comenzado poco antes de las seis de la tarde local. Según el diario Bild, un hombre corrió por el centro comercial, donde disparó a varias personas, antes de huir en dirección a una estación de metro.
Poco después, la policía de la capital bávara dijo que podría tratarse de un posible acto de “terrorismo”, mientras que otro portavoz de las fuerzas del orden en el lugar de los hechos advertía de “una situación terrorista” en curso.
Se trata del tercer ataque contra civiles en Europa Occidental en menos de diez días, después del atentado con un camión en Niza (sur de Francia), el 14 de julio, que dejó 84 muertos, y un ataque con un hacha en un tren en Baviera, que se saldó con cinco heridos.
La policía desmintió que se hubiera producido un segundo tiroteo en otro lugar del este de la ciudad, pese a que supuestos testigos dijeron haberlo presenciado.
“Es el pánico (que hay) en varios lugares de la ciudad”, explicó un portavoz.

 

Apoyo de Obama

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, comprometió ayer “todo el apoyo necesario” a Alemania ante el violento tiroteo en Munich.
“Alemania es uno de nuestros más próximos aliados y vamos a comprometer todo el apoyo que sea necesario en estas circunstancias”, dijo el mandatario.
“Nuestros corazones están con todos aquellos que han resultado heridos”, añadió.
De acuerdo con las informaciones que tenía al momento de las declaraciones, “aún no sabemos exactamente” lo que está ocurriendo, señaló el presidente.
Poco antes, Obama había mantenido un breve encuentro con su asistente para Asuntos de Seguridad y Contraterrorismo, Lisa Monaco, quien le transmitió las informaciones sobre los eventos en la capital bávara.
Poco después de las palabras de Obama, la Casa Blanca divulgó un comunicado oficial en el que condenó “en los términos más fuertes” el “aparente ataque terrorista” que se ha cobrado “vidas inocentes” en la ciudad alemana de Munich.
“Todavía no conocemos todos los hechos, pero sí sabemos que este acto atroz ha matado y herido a varias personas en el corazón de una de las ciudades más vibrantes de Europa”, destacó en el comunicado el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.
Estados Unidos “trabajará estrechamente con nuestros socios alemanes y pondremos a su disposición todos los recursos que puedan ayudar en la investigación, tal como prometió el presidente (Barack Obama)”, concluyó el portavoz Earnest.

 

Una reunión de emergencia

La canciller Angela Merkel interrumpió ayer unas breves vacaciones en los Alpes y convocó para hoy a una reunión de su consejo federal de seguridad en Berlín tras el tiroteo de Munich. “Los ministros a los que concierne el asunto están en camino y analizaremos la situación en el marco del consejo federal de seguridad”, tuiteó Steffen Seibert, portavoz de la canciller. El consejo reúne a los ministros de Defensa, Ursula von der Leyen, de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, y los titulares de Justicia y de Finanzas, así como el ministro de la Cancillería, que supervisa los servicios secretos.



Redacción de Perfil.com