INTERNACIONAL BOMBARDEOS EN IRAK Y SIRIA

Francia, Rusia y EE.UU. le declaran la guerra a EI

Una coalición de cuarenta Estados atacó a los yihadistas que atentaron en París. El poder de fuego aliado contra el Califato.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

Tras los cruentos atentados en París y en el Sinaí, Occidente le declaró la guerra a Estado Islámico (EI). Estados Unidos, Francia y Rusia encabezan esa ofensiva, que incluye bombardeos y entrenamiento militar a grupos de la oposición. Los presidentes François Hollande y Vladimir Putin acordaron coordinar la lucha contra los yihadistas en Siria, atacando con escaso margen de horas Raqa, la “capital” del Califato. Washington, por su parte, aportó información de inteligencia para que los cazas galos Mirage y Rafale alcanzaran objetivos islamistas. “Estamos unidos contra esta amenaza”, confirmó Barack Obama en la cumbre del G20 en Turquía.
Si bien los bombardeos a EI comenzaron en agosto de 2014, recobraron ahora intensidad tras los ataques yihadistas que dejaron 130 muertos y centenares de heridos. “Francia está en guerra”, declaró Hollande minutos después de la masacre. El mandatario recibió este martes en el Palacio del Elíseo al secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y la semana que viene visitará la Casa Blanca y el Kremlin.
Sólo durante esta semana, Moscú realizó 394 incursiones aéreas contra 731 objetivos “de los terroristas”, según informó ayer el general de la aviación rusa Alexei Maksimtsev, comandante de la flota desplegada en el aeródromo sirio de Hmeymin, en Latakia. No sólo golpeó a Estado Islámico, sino también a otros grupos opositores al presidente Bashar al-Assad. En los últimos cuatro días Moscú lanzó más de cien misiles de crucero, que totalizaron 1.400 toneladas de bombas. Pese a la intensidad de los ataques, Dmitri Peskov, vocero de Putin, descartó ayer una invasión terrestre.
Francia, en tanto, atacó con una docena de cazas a Estado Islámico. Además, zarpó este miércoles con destino al Mediterráneo el portaaviones a propulsión nuclear Charles de Gaulle, que intensificará las acciones bélicas. Se trata del buque insignia de la Armada gala, que puede transportar cuarenta aeronaves y realizar cien despegues diarios.
Estados Unidos comenzó a bombardear a las fuerzas yihadistas en agosto de 2014, acompañado por una coalición de cuarenta Estados, entre los que se destacan Reino Unido, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Turquía, Canadá, Australia e Irán. Este jueves destruyó 116 camiones que transportaban petróleo, que Estado Islámico pretendía vender en el mercado negro.

Acorralados. Los yihadistas están bajo una agobiante presión militar, atacados por los kurdos en el norte, por milicias respaldadas por Irán en el centro de Siria, y por el ejército iraquí en el oeste de aquel país. A esas ofensivas se suman los bombardeos norteamericanos. “EI está debilitándose, pero no será derrotado a menos que todos los poderes actúen con una coordinación impensada en tiempos ordinarios”, escribió Fred Kaplan, ganador del Premio Pulitzer, en Slate.
Más allá de la campaña militar, Occidente deberá también proponer una vía política para terminar con el reinado de Estado Islámico en la región.



Leandro Dario