INTERNACIONAL IMAGENES REPETIDAS


Francia vuelve a padecer en carne propia el odio yihadista

Tres atentados masivos en menos de dos años, un despliegue militar sin precedentes y el estado de excepción: un país conmocionado.


Foto:AP y AFP
Agencias
Francia sufrió el jueves en Niza el tercer ataque terrorista mortal en menos de dos años.
Una vez más, las escenas de dolor en las ciudades del país, de Europa y del mundo se repitieron. Tantas víctimas obligan a una pregunta: ¿por qué siempre Francia?
Hay varias respuestas: su historia colonial en el Magreb, sus dificultades para integrar a inmigrantes o su participación decidida en la coalición internacional que ataca a las posiciones yihadistas en Siria, Irak y el norte de Africa son sólo algunas de ellas.
De todos modos, el papel cada vez más importante en la lucha contra el yihadismo parece imponerse. Después de que el presidente François Hollande decidiera sumarse a los bombardeos sobre territorios del “califato” yihadista, en septiembre de 2014, el vocero de Estado Islámico, Mohammad al-Adnani, había invocado la necesidad de ataques contra “la odiosa Francia”. Poco después se producía la matanza en la revista satírica Charlie Hebdo, y diez meses después, la ola de ataques que ensangrentó París.
Al odio de los yihadistas, según varios especialistas, se suma otro factor clave: el país puede ser fácilmente agredido, como demuestra una investigación parlamentaria sobre los ataques del 13 de noviembre en París: allí se habla de un “fracaso global” de la inteligencia gala.     
Entre otras cosas, el informe final de esa investigación sugirió que el país coloque bajo un mando unificado todas las agencias de inteligencia que hoy operan, como ha hecho Estados Unidos.

Redacción de Perfil.com