INTERNACIONAL 17 NUEVOS CARDENALES

Francisco construye poco a poco su Iglesia “del fin del mundo”

Bergoglio puso en funciones ayer a purpurados de los seis continentes, y criticó a “quienes quieren levantar muros, construir barreras y etiquetar a la gente”.

.
. Foto:AFP
Ciudad del Vaticano
Diecisiete hombres de la Iglesia de seis continentes recibieron ayer la birreta púrpura cardenalicia de manos del papa Francisco, que progresivamente modela a su imagen el colegio de cardenales, ahora menos europeo y más comprometido con la justicia social.
El solemne consistorio (asamblea de cardenales) para diseñar un nuevo colegio cardenalicio se celebró en la Basílica de San Pedro.
Cada nuevo “príncipe de la Iglesia” se arrodilló de forma ritual ante el Papa para recibir su birreta, un tocado eclesiástico de forma cuadrangular, y su anillo de cardenal.

Los cardenales sirven como asesores papales y eligen al sucesor del papa. Los papas tienden a seleccionar cardenales que comparten su visión del mundo y del papel que la Iglesia desempeña en la orientación moral de la humanidad.
Al revelar los nombres de los elegidos, el Pontífice había dicho que su elección refleja una vez más la “universalidad de la Iglesia”, en oposición a una tradición más centrada en el pasado en Europa, o incluso en la misma Italia.
Trece hombres de todos los continentes se convirtieron ayer en cardenales electores: tres europeos, tres estadounidenses, un mexicano, dos sudamericanos, dos africanos, un asiático y uno de Oceanía. Cuatro cardenales de más de 80 años tienen un estatuto más bien honorífico
Entre los nuevos cardenales había religiosos de Africa, Asia, Oceanía y América del Norte y del Sur. Sus países de origen incluían Papúa Nueva Guinea, Albania, Mauricio y Lesoto, Malasia, Venezuela, México y Estados Unidos
El nuevo colegio está integrado por 228 miembros, pero sólo 121 de ellos tienen menos de 80 años y pueden participar en el cónclave que elige a un nuevo papa y potencialmente suceder a Bergoglio.
Es la tercera vez que Francisco nomina cardenales desde su elección, en 2013. Ya ha nombrado personalmente a 44 de los 120 que podrán elegir a su sucesor. Los otros fueron nombrados por el papa Juan Pablo II y por el papa Benedicto XVI.

Polarización. En su mensaje a los nuevos purpurados, Francisco advirtió que se debe evitar el “virus de la polarización” y hostilidad en el mundo que busca tildar de enemigas a las personas de otras nacionalidades, razas o creencias.
El Papa también usó su homilía para pedir a los nuevos cardenales que estén atentos a que la animosidad no entre en los templos: “Nosotros no somos inmunes a esto”.
El mensaje cobra particular importancia en la semana en que el Pontífice fue criticado por cuatro cardenales conservadores, por su apertura a los divorciados vueltos a casar.
Uno de los nuevos cardenales, Kevin Farrell, nacido en Irlanda, reconoció la polarización en la Iglesia.
“Nos convertimos en dios en ambos lados –dios en la izquierda y dios en la derecha–, y ninguno de estos dos está correcto”, dijo Farrell, que ahora dirigirá la oficina del Vaticano a cargo de asuntos familiares, precisamente uno de los puntos de rispidez con los cuestionadores de Francisco.

Muros. El Papa también habló en su homilía de nuestros “patéticos corazones que tienden a juzgar, dividir, oponerse y condenar” y advirtió en contra de aquellos que quieren “levantar muros, construir barreras y etiquetar a la gente”.
Este año, consultado sobre el plan de Donald Trump de construir un muro en la frontera con México, el papa Francisco respondió que cualquiera que aboga por construir muros no es cristiano.

Agencias