INTERNACIONAL SIN MENCIONAR AL ‘IMPEACHMENT’


Francisco llamó a rezar para que Brasil supere su “momento triste”

.

Tapiz. La imagen de la creadora de la orden de las Hermanas de la Caridad, en la Santa Sede.
Tapiz. La imagen de la creadora de la orden de las Hermanas de la Caridad, en la Santa Sede.
Foto:AP y AFP
El papa Francisco se refirió ayer directamente al complejo momento político que vive Brasil tras el impeachment sufrido por Dilma Rousseff, al pedir oraciones por el pueblo brasileño “en este momento triste” que vive y sugerir que no viajaría al país en 2017, como había prometido.  

El Pontífice inauguró ayer una estatua de Nuestra Señora de Aparecida, patrona de Brasil, en los jardines del Vaticano. “Estoy contento de que la imagen de Nuestra Señora de Aparecida esté en los Jardines, dijo. En 2013 había prometido volver a Brasil el año próximo: no sé si será posible, pero al menos la tendré más cerca, aquí”, agregó.

Cuando viajó para la Jornada Mundial de la Juventud, en 2013, al Santuario Mariano de Aparecida –su primer viaje al exterior luego de llegar al papado– Francisco había prometido que iba a volver en 2017, cuando se cumplan 300 años del hallazgo de la estatuilla mariana.

Ayer, Francisco también pidió pidió que la Virgen de Aparecida “custodie a los más pobres, a los descartados, los ancianos abandonados, los niños de la calle; que salve a su pueblo con la justicia social con el amor de Jesús”.

Fue justamente en Aparecida, en 2007, cuando la figura del Papa argentino adquirió una trascendencia regional y global, como relator del documento de un encuentro de la Conferencia Episcopal Latinoamericana (Celam) realizado en esa ciudad del estado de San Pablo. Fue en ese informe en el que Francisco adelantó sus ideas de una “Iglesia de los pobres” que ha tratado de implementar desde su llegada al trono de Pedro.

Carta. En mayo, cuando se había iniciado el proceso de impeachment, el Papa había afirmado que rezaba “por la paz y la armonía” en Brasil y en agosto, cuando ya había sido apartada de su cargo mientras avanzaba el juicio político, Rousseff anunció haber recibido una carta de Francisco, cuyo contenido no quiso revelar. “Me escribió una carta, es verdad, pero no voy a decir nada más. Sólo que no fue una carta oficial. No fue una misiva del Papa en su condición de representante del Vaticano. El contenido no tiene importancia”, declaró entonces la ahora ex presidenta brasileña, quien fue recibida por Jorge Mario Bergoglio en el Vaticano en febrero de 2014.

Agencias