INTERNACIONAL LA AGENDA DEL PAPA

Francisco planifica un 2015 repleto de giras y ritmo febril

Aunque no le gusta viajar, el Papa visitará cuatro continentes. No pasará por Argentina para no influir sobre las elecciones. Los desafíos en el Vaticano.

No vendrá a la Argentina para no interferir en el proceso electoral, pero tendrá un año repleto de viajes al exterior. El Papa Francisco planifica un 2015 a puro ritmo, con giras internacionales a cuatro continentes.

Ya tiene visitas confirmadas a Sri Lanka, Filipinas, los Estados Unidos, Francia y Bolivia; y pendientes de confirmación a Paraguay, Ecuador, México y Uganda. Pero el Pontífice no sólo se la pasará viajando: también deberá encarar definitivamente la trabajosa reforma de la curia y conducir importantes procesos para la Iglesia Católica, como un consistorio y un sínodo.

Francisco cierra 2014 con su primer gran éxito diplomático desde que llegó al trono de San Pedro: la gestión secreta del Vaticano para facilitar el histórico acercamiento entre Cuba y los Estados Unidos. No conforme con eso, Jorge Bergoglio tiene programada una muy densa agenda para el año próximo, que podría convertirse en una etapa bisagra para su pontificado.

A diferencia de Juan Pablo II, recordado como el “papa peregrino”, Francisco no es un hombre afecto a los viajes, según cuentan sus allegados. Pero sí es un “papa misionero”, y una de sus principales metas es frenar la sangría de fieles que sufre la Iglesia Católica en el mundo. Por esa razón, la oficina de prensa del Vaticano y otras voces oficiales han ido confirmando en los últimos meses algunas de las visitas que el Pontífice hará en 2015.

Francisco inaugurará el año con su segundo viaje a Asia: del 12 al 19 de enero desembarcará en Sri Lanka y Filipinas, lo que alimenta la teoría de muchos observadores acerca de que Bergoglio ve al Oriente católico como un espacio estratégico y como un puente para acercarse a China.

Los voceros vaticanos también confirmaron una visita a Francia. Aunque la fecha y la agenda aún no fueron reveladas, se presume que pasará por París y Lourdes. En septiembre, Francisco tendrá uno de los platos fuertes del año: llegará a Filadelfia, en los Estados Unidos, para la Jornada Mundial de la Familia. La gira podría incluir escalas en Nueva York y en Washington, donde fue invitado a hablar en la ONU y el Capitolio.

Francisco ha dicho que en 2015 espera visitar tres países latinoamericanos. Se sabe que la Argentina no es uno de ellos ya que él no quiere ser objeto de usos electorales durante la campaña presidencial. Evo Morales anticipó que Bolivia es una de las naciones elegidas y agregó que las otras dos serían Paraguay y Ecuador, algo que aún no fue confirmado por el Vaticano. México también se ilusiona con una escala fugaz luego del viaje a Filadelfia, aunque el anuncio formal tampoco fue hecho aún.

Uganda sería otro de los destinos en carpeta: el presidente del país invitó al Papa a encabezar el 8 de octubre las ceremonias por el 50º aniversario de la canonización de los llamados “mártires ugandeses”. Al mismo tiempo, es conocida la intención de Bergoglio de reunirse con las comunidades cristianas perseguidas por grupos yihadistas en Irak, aunque esa voluntad por ahora deberá esperar por razones de seguridad.

En cuanto a grandes eventos eclesiásticos, a Francisco lo esperan la “creación” de nuevos cardenales en el consistorio del 12 y 13 febrero, en el que también se debatirá la mentada reforma de la curia romana; y las febriles discusiones sobre cuestiones como el matrimonio y la homosexualidad en el sínodo para la familia que se celebrará en octubre.

Hay otros asuntos pendientes, como la reorganización definitiva de las opacas finanzas vaticanas y la puesta en actividad de la comisión para combatir la pedofilia en el seno de la Iglesia. A propósito de ese tema, es probable que en 2015 también se celebre en el Vaticano el proceso contra el ex nuncio en Santo Domingo, Jozef Wesolowski, acusado de abuso de menores.



Facundo F. Barrio