INTERNACIONAL REFORMAS EN CHILE

Fuerte disputa entre el gobierno de Bachelet y el ex presidente Piñera

afp/ap/ansa
Santiago de Chile

Como si las tensiones por la reforma tributaria, educativa y política fueran pocas, se desató en los últimos días una fuerte interna entre el gobierno de Michelle Bachelet y el ex presidente Sebastián Piñera. Tras críticas del dirigente de Renovación Nacional (RN), de centroderecha, a las políticas impulsadas por su sucesora, el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, cuestionó su poco “tino y prudencia”, al tiempo que se enzarzó en una agria discusión con Magdalena Piñera Morel, hija del empresario.

La polémica surgió luego que Piñera diera un seminario de la Universidad de Los Andes, donde, entre otras cosas, hizo hincapié en el bajo desarrollo económico del país en los últimos meses y en la agenda legislativa del nuevo gobierno. “Voy a tratar de aplicar dos principios de prudencia. El primero, el principio de la minifalda: lo suficientemente corta para mantener la tensión y lo suficientemente larga para cubrir lo fundamental. Y, el segundo, hablar de Chile diciendo lo que uno piensa sin entrar a la contingencia conflictiva diaria”, bromeó el jueves el ex mandatario, al iniciar su intervención en la Escuela de Negocias del establecimiento educativo. Sin embargo, con el correr de los minutos, dejó de lado la cautela y sostuvo que “la reforma tributaria significaría una pérdida de 12 mil millones de dólares de ingresos fiscales”.

“Desde el punto de vista de los resultados, merece que Chile detenga por un segundo la marcha y reflexionemos si estas reformas están conduciendo al país hacia donde quisiéramos”, disparó Piñera, en su mayor crítica a Bachelet desde que abandonó el Palacio de La Moneda.

Desde el entorno de la mandataria, no tardaron en responderle. “Le pediría a un presidente de la República que dejó la economía a la baja, que destruyó la salud pública, que no cumplió en nada su agenda antidelincuencia, que definió la educación como un bien de consumo, que tenga tino y prudencia”, aseveró Peñailillo, mano derecha de Bachelet.

Quien no se quiso quedar fuera de la disputa fue Magdalena, hija de Piñera y ex jefa de Gabinete. “Peñailillo se quiere posicionar como candidato presidencial.

Me llamó la atención su violencia”, lo censuró la joven dirigente.



Redacción de Perfil.com