INTERNACIONAL

Fuerte protesta contra Dilma y Lula se hizo sentir en Brasilia y San Pablo

En San Pablo, Brasilia y otras 14 ciudades pedían la renuncia de ambos. Bocinazos, cacerolas y violencia. 

Foto:AFP.

Miles de brasileños se congregaron en Brasilia y Sao Paulo, tras la divulgación de una embarazosa conversación telefónica entre la presidenta Dilma Rousseff y su antecesor y flamante ministro Luis Inacio Lula da Silva.

La difusión de la charla provocó una reacción airada de diputados opositores, que pedían la "renuncia" de Rousseff, confrontada a un juicio de destitución en el Congreso por presunto maquillaje de las cuentas públicas.

Miles de personas se congregaron espontáneamente frente a la sede de la Presidencia en Brasilia, para fustigar a Rousseff y expresar su apoyo al juez Moro.

Otra concentración se llevaba a cabo al caer la noche en Sao Paulo. "¡Renuncia, renuncia!", gritaba la multitud al pie del rascacielos iluminado con los colores verde y amarillo de la bandera nacional, donde tiene su sede la poderosa Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP).

En ciertos barrios se oían bocinazos y cacerolazos.

"¡Brasil no aguanta más! Fuera Dilma. Vean todo lo que se le hace al pueblo brasileño, estamos furiosos. Necesitamos dignidad, necesitamos gente que sea responsable y saque el país de esta situación", dijo a la AFP Sonia Inacio, una desempleada de 46 años, frente al Palacio de Planalto en Brasilia.

"¡Es una locura Dilma! Revierte esa decisión, salva al pueblo brasileño", clamaba Cesar Achkar, de 52 años.

Unos tres millones de personas reclamaron el domingo pasado en todo el país la dimisión de Rousseff, en manifestación de una magnitud histórica.



Redacción de Perfil.com