INTERNACIONAL COCHE BOMBA


Golpe en el Líbano contra un líder crítico del régimen de Siria


Foto:AFP

ansa/ap/afp Desde Beirut Un coche bomba mató ayer en Beirut a un consejero del ex primer ministro libanés Saad Hariri, hostil al régimen sirio, marcando una nueva escalada de la violencia en ese país dividido entre partidarios y opositores de Damasco. En el atentado perdió la vida Mohamad Chatah, una de las figuras más destacadas de la coalición opuesta al régimen sirio liderada por Hariri, indicó la Agencia Nacional de Información (ANI) del Líbano. “Cinco ciudadanos murieron, más de 50 resultaron heridos y más de diez edificios quedaron destrozados” por el atentado que sacudió la capital. Jefe de la coalición del “14-marzo”, Chatah era hostil al régimen de Bashar al Asad y apoyaba a la oposición siria, según dijo a la AFP miembros de esta coalición. El jefe de la coalición libanesa hostil al régimen sirio, Saad Hariri, acusó al Hezbolá chiita, aliado del gobierno de Siria, de estar detrás del atentado. “Para nosotros, los responsables son (...) los mismos que escapan a la justicia internacional (...) y los que propagan el incendio regional de la nación (libanesa)”, indicó Hariri en un comunicado, refiriéndose al movimiento chiita libanés Hezbolá que se niega a entregar a la justicia internacional a cinco de sus miembros acusados por el asesinato en 2005 de su padre, Rafic Hariri. Una espesa humareda se elevaba por la mañana en el centro de la capital, cerca de las oficinas del primer ministro libanés. Varios coches y cuerpos estaban en llamas, mientras que los rescatistas socorrían a los heridos. Las ventanas de una docena de edificios y restaurantes aledaños estallaron mientras que escombros yacían en las calles en un amplio perímetro. En el lugar del atentado, dos libaneses manifestaron su exasperación ante los repetidos ataques y la violencia vinculada al conflicto sirio. “Todo está relacionado con Siria. No hay futuro, si pudiera irme del país con mi mujer e hijos lo haría”, dijo Ziad, de 37 años. Chatah, de 62 años, quien también fue ex ministro de Finanzas, iba rumbo a la casa de Saad Hariri, pero no había llegado al momento del atentado. La capital libanesa ha sido blanco de varios atentados en el último año



Redacción de Perfil.com