INTERNACIONAL ELECCIONES EUROPEAS

Gran Bretaña confirma el avance de los euroescépticos

Los enemigos de la UE avanzan en Gran Bretaña, pero se desinflan en Holanda. Mañana se vota en otros 24 países.

Foto:AP

afp/ap/ansa

“El zorro de UKIP está en el gallinero de Westminster”. Nigel Farage, el líder del partido antieuropeo británico, estaba eufórico ayer, y razones no le faltaban: sus candidatos, firmes enemigos de Bruselas, obtenían al menos 140 autoridades locales –frente a las ochenta que adelantaban las encuestas– y arrebataban cientos de miles de votos a conservadores y laboristas para consolidarse como la cuarta formación política del país.

Los británicos, como es tradición, votaron el jueves, en comicios locales y europeos. El resultado de estos últimos sólo será divulgado el domingo, cuando vote el resto de los países de la UE,  pero todo indica que en las elecciones para el Parlamento Europeo también se reflejará su avance.
Los más votados de las elecciones municipales fueron los laboristas, con al menos 1.400 nuevos cargos y algunas victorias significativas, como Londres, la cosmopolita capital británica que ignoró al UKIP. El Partido Conservador, del primer ministro David Cameron, perdió casi 200 cargos, mientras que los demócratas liberales, socios en la coalición de gobierno, perdieron aún más: casi una tercera parte de su total. Según las últimas proyecciones, a nivel nacional el UKIP obtenía el 17% de los votos, frente al 31% de los laboristas y el 29% de los conservadores.

Holanda, no. Pero si en Gran Bretaña festejaron los que quieren ver a su país fuera de la UE, en Holanda, otro de los países donde se votó el jueves –ayer votaron en Irlanda, hoy lo harán en República Checa, Letonia, Malta y Eslovaquia,  mientras que el resto de los 28 países de la UE lo hará mañana–, las expectativas estuvieron lejos de lo que esperaba el ultraderechista y euroescéptico Partido de la Libertad (PVV), liderado por el polémico Geert Wilders. Según un sondeo de Ipsos realizado a boca de urna y difundido por la televisión pública holandesa NOS, el PVV obtendría un 12,2% de los votos (3 escaños), contra el 17% que logró hace cinco años (5 escaños).

Los centristas (15,6%) y los demócrata-cristianos (15,2%), que obtendrían cuatro europarlamentarios cada uno, encabezarían los comicios, según la misma fuente. Tanto centristas como democristianos son partidarios de la integración europea.

“Los sondeos a la salida de las urnas son decepcionantes”, reconoció Wilders ante sus partidarios, reunidos en un bar de los suburbios de La Haya, y lamentó la baja tasa de participación (37%), que a su juicio lo perjudicó. Según otra encuesta de Ipsos, el 25% de los holandeses quiere que el país abandone la UE, frente al 53% que se opone.

 

La bancada común

Geert Wilders, el líder ultraderechista holandés, fue uno de los impulsores de la formación de un frente antieuropeo en el Parlamento de Bruselas, más allá de las diferencias entre los distintos partidos, algunos de ultraderecha y otros de izquierda. Además del PVV holandés, podrían integrar una bancada común en el europarlamento el Frente Nacional de la francesa Marine Le Pen –con la que Wilders cerró una alianza formal para sumar diputados–, la Liga Norte de Italia, el Vlaams Belang en Bélgica, el austríaco FPÖ y el Partido Eslovaco Nacional. Todos tienen en común sus críticas a la UE y su rechazo a la inmigración. Pese a los malos resultados en Holanda, los analistas creen que el golpe sufrido por el PVV de Wilders no impediría el avance de los partidos euroescépticos y antiinmigrantes a escala europea, en especial en Francia, favorecidos por la crisis económica que dejó 26 millones de desocupados en la UE.


Redacción de Perfil.com


Temas: