INTERNACIONAL CAYO EN EL MEDITERRANEO


Hallan restos humanos y parte del fuselaje del avión de Egyptair

Las autoridades no descartan la hipótesis de un atentado por la caída del Airbus, que volaba de París a El Cairo con 66 personas a bordo. Francia, preocupada por la Eurocopa.

PERFIL COMPLETO


Foto:AFP

Asientos, maletas y restos humanos figuran entre los primeros elementos hallados ayer por las fuerzas armadas egipcias del avión de Egyptair que se estrelló el jueves por causas aún desconocidas, en el Mediterráneo, con 66 personas a bordo.
Con el paso de las horas y el hallazgo de restos humanos disminuye la esperanza de que haya sobrevivientes entre los pasajeros y la tripulación del Airbus A-320. El gobierno egipcio y la aerolínea Egyptair ya presentaron su pésame a los familiares de las víctimas.
Más de 36 horas después de la tragedia, “aviones y buques del ejército han encontrado efectos personales de los pasajeros y restos del aparato a 290 kilómetros al norte de Alejandría”, precisó el ejército egipcio en un comunicado.
El ministro de Defensa de Grecia, Panos Kamenos, explicó que los objetos se encontraban en un área situada ligeramente al sur de donde el avión desapareció de los radares,  y precisó que el Airbus no desvió su trayectoria de vuelo prevista de París a El Cairo.
Francia envió un buque equipado para la búsqueda de las cajas negras, que llegará al lugar mañana o el lunes, indicó la Marina francesa.

¿Atentado? A ojos de las autoridades egipcias, la hipótesis de un atentado en el vuelo gana consistencia, debido a la ausencia de mensajes de auxilio por parte de la tripulación antes de la repentina caída del aparato. Al respecto, el ministro francés de Relaciones Exteriores, Jean-Marc Ayrault, insistió: “Todas las hipótesis están siendo examinadas, sin privilegiar ninguna, porque no tenemos la más mínima indicación sobre las causas.”
No obstante, en París se va a investigar tanto al personal del aeropuerto Roissy-Charles de Gaulle susceptible de haberse acercado a la aeronave como a empleados de limpieza o suministro. La tarea es complicada ya que antes de hacer escala en París el avión pasó por Egipto, Eritrea y Túnez.
Según fuentes de la prensa francesa, no se identificó hasta ahora “ninguna falla ni persona sospechosa” en el aeropuerto de Roissy. A primera vista, las medidas de seguridad “fueron correctas”, dijo otra fuente cercana al caso a la agencia AFP. “La hipótesis terrorista no está excluida, pero más bien en forma de una acción humana que de una bomba”, agregó.
La desaparición del aparato no ha sido reivindicada por ningún grupo insurgente activo en la zona, como la rama egipcia de Estado Islámico, que se había adjudicado rápidamente la bomba que el 31 de octubre de 2015 desintegró en pleno vuelo sobre el Sinaí un charter de turistas rusos con 224 personas a bordo.

Eurocopa. Francia afronta el reto de garantizar la seguridad de la próxima Eurocopa a partir del 10 de junio. En estado de emergencia desde los atentados yihadistas de mediados de noviembre en París, un régimen que se renovó este jueves hasta finales de julio para cubrir precisamente tanto la Eurocopa como el Tour de Francia, la posibilidad de un fallo en territorio francés minaría la eficacia y la confianza en ese dispositivo.

Otro duro golpe para la economía egipcia
El tercer drama aéreo en Egipto en siete meses –en octubre del año pasado estalló un charter sobre el Sinaí y en marzo, un avión de Egyptair fue desviado a Chipre por un individuo que luego liberó a los 55 pasajeros– asesta un golpe letal al turismo, sector esencial para una economía ya afectada por los atentados yihadistas y las tensiones políticas. Aun si se debiera a una falla técnica, este accidente podría acarrear consecuencias desastrosas para Egipto, que busca atraer turistas e inversores extranjeros que desertaron del país después de la Primavera Arabe de 2011.
“La llegada (de turistas) desde los principales mercados se había derrumbado en 2011, pero se fue recuperando gradualmente hasta 2015, sin llegar nunca a su nivel anterior”, comentó Kinda Chebib, analista de Euromonitor International, a AFP. En 2015, la industria turística facturó 6.100 millones de dólares, 15% menos que en 2014.



Sophie Crocoll