INTERNACIONAL OCCIDENTE CONTRAATACA

Hay ola de arrestos en Bélgica y matan al número dos de EI

Estados Unidos bombardeó en Siria a un lugarteniente de la agrupación terrorista. Kerry viajó a Bruselas, donde seguían las redadas policiales.

Foto:AFP

agencias

Occidente reaccionó ayer al desafío terrorista planteado por Estado Islámico (EI), con el asesinato del número dos de la organización yihadista en un bombardeo estadounidense en Siria y con la detención de tres presuntos cómplices del atentado de este martes en Bruselas. La ofensiva militar y judicial incluyó la visita del secretario de Estado John Kerry a Bélgica, donde expresó sus condolencias y alcanzó acuerdos para extender los bombardeos al grupo que pretende instaurar un califato en Medio Oriente.
El secretario estadounidense de Defensa, Ashton Carter, anunció ayer que Abdel Rahman al-Qaduli, lugarteniente del autodenominado califa Abu Bakr Al Baghdadi, fue muerto en un ataque aéreo. El funcionario estadounidense consideró que la eliminación del ministro de Finanzas de EI dificultará las operaciones de ese grupo.
En Bruselas, tres personas fueron detenidas ayer en tres comunas de la ciudad, en operaciones vinculadas al intento de atentado desbaratado el jueves en Francia, según indicó la fiscalía belga. Los tres detenidos fueron Tawfik A., arrestado en la comuna de Forest y herido en una pierna; Salah A., detenido en la calle en la comuna de Saint-Gilles, y “una tercera persona en la avenida Rogier”, en Schaarbeek. En las inmediaciones de los allanamientos, testigos escucharon una “pequeña explosión”, que estaría vinculada a las operaciones de desminado. Esos presuntos terroristas se sumaron a los seis aprehendidos el jueves en Bélgica.
Estos nuevos arrestos no acallaron las críticas por los “errores” en el seguimiento de los tres suicidas que se inmolaron el martes. De hecho, el ministro belga del Interior, Jan Jambon, admitió que hubo negligencia en la gestión del caso de Ibrahim El Bakraoui, uno de los presuntos atacantes, y consideró “inaceptable” que no se hiciese “nada” entre su detención en Turquía y su deportación a Holanda. El Bakraoui fue interceptado el 11 de junio de 2015 en Turquía, cerca de la frontera con Siria, y el 26 de junio la policía turca informó de su detención al funcionario de enlace belga. Pese a las advertencias, el hombre fue liberado y meses después se detonó en Bruselas.

Bombardeos. Las operaciones policiales se llevaron a cabo en plena visita de Kerry, a tres días de los atentados que dejaron alrededor de 34 muertos y 300 heridos. “Los ataques subrayaron la necesidad de luchar contra la violencia extremista y terminar con el flagelo de Daesh (acrónimo en árabe de Estado Islámico)”, escribió el funcionario en su cuenta de Twitter.
Kerry manifestó que Bélgica puede contar con “toda la asistencia necesaria” de Washington para “investigar” y “llevar ante la Justicia a los responsables” de los ataques. Además, sostuvo que los atentados revelan la creciente debilidad de Estado Islámico en Medio Oriente, en una reunión con el primer ministro belga, Charles Michel, quien se comprometió a volver a bombardear a los yihadistas en Irak y también extender la ofensiva a Siria. Así, enviará seis cazas F-16 a partir del 1º de julio.
Por su parte, el Parlamento belga comenzó ayer a debatir proyectos de ley para dotar de más poderes a los uniformados. Pretende aprobar el próximo martes una legislación que permita registros policiales durante las 24 horas y la creación de una base de datos de “combatientes extranjeros” compartida por todas las fuerzas de seguridad. El desafío del gobierno será no reeditar la Patriot Act de George W. Bush.

 

Alerta en Francia

El presidente de Francia, François Hollande, aseguró ayer que la red yihadista detrás de los atentados de París y Bruselas está “camino de ser destruida”, pero advirtió que hay otras que siguen representando una amenaza.
“Tanto en Bruselas como en París hubo arrestos y sabemos que hay otras redes que siguen constituyendo una amenaza”, dijo el jefe de Estado galo tras las redadas efectuadas en Francia y Bélgica. En esos operativos, un hombre fue detenido el jueves en las afueras de París. Según la policía francesa, planeaba un atentado inminente y era cercano a Abdeslam Salah, uno de los presuntos terroristas que atacaron el año pasado Le Bataclan. “Siria es para nosotros nuestro primer objetivo”, agregó Hollande.
Otro dato que alarmó a la opinión pública europea fue divulgado ayer por el diario británico The Times, que sostuvo que la célula de Bruselas planeaba perpetrar un ataque radiactivo en una zona pública concurrida de la región.



Redacción de Perfil.com