INTERNACIONAL SE ENFRENTAN EL MARTES


Hillary busca asestarle la última estocada a Sanders en California

La ex secretaria de Estado y su rival definirán quién será el líder demócrata que competirá con Trump por la Casa Blanca.

PERFIL COMPLETO


Foto:AFP

Con el objetivo de despejar cualquier duda sobre su candidatura a la Casa Blanca, Hillary Clinton buscará este martes alzarse con un triunfo contundente en California, donde tendrá lugar la última gran batalla de las elecciones primarias demócratas. Conocida como el “Estado Dorado”, ya que es el que más delegados reparte para los postulantes demócratas, California tendrá esta vez un condimento especial. El Partido Demócrata suele llegar a esta altura de la campaña con un candidato ya definido, pero éste no es el caso: la sorprendente performance del veterano senador Bernie Sanders ha mantenido la expectativa hasta el final, y obliga a Clinton a ganar sin sobresaltos para consolidar su sueño presidencial.
La secretaria de Estado, favorita para obtener la nominación demócrata, enfrenta a un contendiente que se ha negado a bajar los brazos pese a que los números no están de su lado. Las chances de triunfo del legislador por Vermont son casi cero: Clinton está a apenas 71 delegados de alcanzar los 2.383 necesarios para convertirse oficialmente en la aspirante a la Casa Blanca por su partido. Este martes, sólo en California habrá en juego 546.
Aun así, a lo largo de la campaña Sanders ha cosechado un gran apoyo popular, sobre todo entre los segmentos más jóvenes de la población, que sostuvieron su postulación a través de pequeñas donaciones individuales. Los analistas coinciden en que su candidatura, basada en la defensa de la clase trabajadora y la reducción de la desigualdad, ha empujado a Clinton a dar cierto giro a la izquierda en vistas de la convención demócrata que se celebrará en julio.

Crucial. Aunque el martes habrá primarias en otros cinco estados –Nuevo México, Dakota del Sur, Dakota del Norte, Montana y Nueva Jersey–, Clinton y Sanders son conscientes del peso estratégico de California, no sólo por su número de delegados sino también como baluarte histórico del Partido Demócrata. “Para cuando nuestra campaña termine en California, habremos hablado con un cuarto de millón de personas en el estado, cara a cara”, manifestó el jueves el senador durante una conferencia de prensa. “Es una campaña de base, que va directamente a la gente, y creo que por eso nos encontramos con una excelente oportunidad de ganar el martes”, agregó Sanders, a quien las últimas encuestas le dan la razón: en una semana llegó a recortar hasta casi diez puntos de la ventaja de la ex primera dama, quien ahora sólo le lleva cuatro puntos.

 

Trump sube en las encuestas

En el bando republicano, el magnate Donald Trump lleva semanas saboreando su victoria y preparándose para los comicios presidenciales de noviembre. Trump observa con satisfacción cómo Clinton continúa peleando para lograr su candidatura.
Así, el republicano comenzó una campaña vertiginosa por los estados en los que está debajo en las encuestas, entre ellos Florida, donde Clinton lo aventaja por tres puntos gracias al apoyo de los latinos. Preocupados por el crecimiento de Trump en las encuestas, líderes demócratas presionan a Sanders para que abandone cuanto antes la carrera
y permita a Clinton centrarse ya mismo en la disputa con los republicanos. Según CNN, el establishment pretende persuadir a Clinton de que elija a la senadora progresista Elizabeth Warren como candidata a la vicepresidencia.



R.P.