INTERNACIONAL EL 12 DE FEBRERO EN CUBA

Histórica cita de Francisco y el Patriarca ortodoxo ruso

Será la primera vez que un papa se reúna con el jefe de esa Iglesia, tras el cisma de 1054. Buscan frenar la persecución y la violencia contra los cristianos en Medio Oriente.

PERFIL COMPLETO

Foto:AFP y Cedoc Perfil

En la que será una cumbre histórica para el cristianismo, el papa Francisco se reunirá el próximo viernes 12 de febrero con el Patriarca de Moscú, Kirill –que en español se escribe también Cirilo–, en La Habana, Cuba. Desde el cisma de Occidente y Oriente, en 1054, que los líderes del cristianismo no se reúnen. Así, Jorge Bergoglio será el primer pontífice en participar de un encuentro con el jefe de la Iglesia Ortodoxa rusa, que dará un espaldarazo al ecumenismo y buscará frenar la persecución y violencia contra los cristianos en Medio Oriente.
La noticia fue anunciada ayer en forma sorpresiva por el Vaticano y representa una nueva etapa en las relaciones entre las dos Iglesias cristianas más importantes del mundo. “Este encuentro de los primados de la Iglesia Católica y de la Iglesia Ortodoxa rusa, preparado desde hace tiempo, será el primero en la historia y marcará una etapa importante en las relaciones entre las dos Iglesias”, precisaron en un comunicado conjunto la Santa Sede y el Patriarcado de Moscú.
Cuba, considerado territorio neutro, acogerá la reunión, que se desarrollará en el aeropuerto José Martí y durará de dos a tres horas. Al término de la misma, Francisco y Kirill firmarán “una declaración común”, según precisó el vocero del Vaticano, padre Federico Lombardi.
Los dos líderes religiosos coincidirán en América Latina, “un territorio neutral”, ya que el Patriarca no quería que el encuentro se celebrase en Europa, “vinculada a la dura historia de las divisiones y los conflictos entre los cristianos”, según reveló ayer el metropolita Hilarión, jefe del departamento para las relaciones exteriores de la Iglesia Ortodoxa rusa. De gira por América Latina, donde visitará Cuba, Brasil y Paraguay, Kirill aceptó un encuentro con Francisco, que desvió su vuelo hacia México para hacer una escala en La Habana y propiciar la histórica cita.
 “Se trata de una señal de esperanza”, concluyó el comunicado del Vaticano, que invitó “a todos los cristianos a rezar con fervor para que Dios bendiga ese encuentro, que dé buenos frutos”. Hace décadas, tanto bajo el pontificado de Juan Pablo II como bajo el de Benedicto XVI, que se mencionaba la posibilidad de un acercamiento con el Patriarca de Moscú, líder 150 millones de ortodoxos en el mundo. “Llevábamos dos años preparándola”, reconoció ayer Lombardi.

Genocidio. Las diferentes confesiones del cristianismo sufren la violencia del radicalismo islámico. Según reconoció ayer la Iglesia Ortodoxa rusa, “la actual situación en Medio Oriente, en Africa del Norte y Central y otras regiones, donde los extremistas cometen un verdadero genocidio contra las poblaciones cristianas, necesita medidas urgentes y coordinadas”. Desde Moscú, explicitaron que buscarán una acción coordinada para frenar la persecución a cristianos.

Distanciamiento. Las diferencias históricas entre católicos y ortodoxos rusos son numerosas y profundas. El Patriarcado de Moscú no reconoce la primacía papal y disputa al Vaticano el liderazgo de los cristianos..
Sin embargo, las asperezas con la Santa Sede se limaron en los últimos años. Las tibias condenas de Francisco a la anexión rusa de Crimea y la recepción de Vladimir Putin en dos ocasiones en el Vaticano fueron gestos apreciados por la Iglesia rusa, aunque criticados por los católicos ucranianos de rito griego, que apoyan al gobierno de Kiev



Leandro Dario