INTERNACIONAL EL CANDIDATO REVELACIÓN

Iceta, la carta socialista para ganar en Cataluña

Es antiindependentista, pero propone negociar con Rajoy más federalismo, autonomía y recursos. Cuarto en las encuestas, disputa con Ciudadanos el voto constitucionalista. Quiere una coalición al estilo Borgen.

A toda orquesta. Cierra los actos bailando al ritmo de Queen, acompañado por Pedro Sánchez.
A toda orquesta. Cierra los actos bailando al ritmo de Queen, acompañado por Pedro Sánchez. Foto:Gentileza psc

Hace 40 años que Miquel Iceta se prepara para este momento, pero nunca antes imaginó que su ambición más preciada tendría chances de materializarse. Hoy cree que la presidencia de Cataluña está al alcance de su mano y, por eso, llama a los indecisos a votar el 21 de diciembre por el Partido de los Socalistas de Cataluña (PSC). Para que su aspiración se concrete, debería haber una particular combinación de resultados, entre ellos que no haya una mayoría absoluta independentista y que Ciudadanos no tenga los escaños para llegar a la Generalitat. Así, se abriría paso a la tercera alternativa, en la que él encabezaría una amplia y transversal coalición que permitiera su investidura.

Según las encuestas, cuatro partidos disputan la preferencia de los catalanes: Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y Junts per Catalunya, por el independentismo; Ciudadanos y el PSC, por el llamado “constitucionalismo”. Si Iceta queda en tercero o cuarto lugar, podría disfrazarse de Birgitte Nyborg, la protagonista de la serie danesa Borgen, y liderar una alianza que incluya a la agrupación de Albert Rivera, al Partido Popular (PP) y a Catalunya en Comú (CeC), quinto en las encuestas y reacio a investir a Inés Arrimadas. Consciente de eso, Iceta cuestiona al independentismo, pero se postula como el candidato del consenso: “Soy claramente anti independentista porque es un proyecto equivocado, que busca subrayar diferencias. Yo lo que quiero es subrayar afinidades. Con decir no a la independencia no basta. Hay que tener un proyecto alternativo”.

Su receta es más federalismo, autonomía y recursos para Cataluña, reclamos que promete llevar a Madrid en caso de ser electo. Así, se posiciona como una “tercera vía” entre los que postulan romper España y los que defienden a ultranza su unidad territorial, sin proponer un nuevo encaje de esa Comunidad Autónoma. “Iceta es el candidato de mayor consenso, el que provoca menos rechazos. Es dialogante, se lleva bien con todos los grupos políticos en el Parlament”, explicó a PERFIL Beatriz Silva, cuarta en la lista del PSC. Su centrismo le valió críticas de uno y otro lado, como cuando propuso esta semana un indulto en caso de que el ex vicepresidente Oriol Junqueras y los ex consejeros presos fuesen condenados por la Justicia.

Sus bailes en los cierres de los actos de campaña, al ritmo de Queen, captaron la atención de la prensa y las críticas de sus adversarios. “Qué fácil es bailar cuando tu adversario político Oriol Junqueras está en la cárcel”, disparó Marta Rovira, de ERC.

Nunca pensé que un tipo bajito, gordito, calvo y gay pudiera ser el candidato del partido”, confió en una reciente entrevista. Ante el gran desafío de su carrera, pronuncia decenas de discursos con el mismo espíritu que los de la campaña de 2015. “Desde los valores de las izquierdas, de la Revolución Francesa, de la Ilustración, de la racionalidad, pero también del corazón, no nos hagan elegir. No quiero elegir entre Joan Miró y Velázquez. Yo lo quiero todo, porque todos somos hijos de muchas historias, hijos de muchas culturas, hijos de nuestros padres, hayan nacido donde hayan nacido. ¡No queremos elegir, lo queremos todo!”, arengó en aquella ocasión. El 21D Iceta quedará en primero o cuarto lugar, pero, como prometió hace dos años, irá por todo.



Temas: