INTERNACIONAL ENFRENTAMIENTOS A LAS PUERTAS DE BAGDAD


Irak: para parar la violencia, Kerry viaja a Medio Oriente

El funcionario llegará hoy a Jordania. El gobierno de Al-Maliki alistó a dos millones de personas para combatir a los yihadistas.

Defensa. Los soldados leales al Ejecutivo adiestraron esta semana a voluntarios chiitas.
Defensa. Los soldados leales al Ejecutivo adiestraron esta semana a voluntarios chiitas.
Foto:Cedoc Perfil
AFP/ANSA
Beirut
El conflicto en Irak sigue al rojo vivo. Con el objetivo de derrotar al poderoso Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS), que controla gran parte del país, el gobierno de Nuri al-Maliki alistó ayer a dos millones de voluntarios chiitas, muchos de los cuales desfilaron por Bagdad y otras ciudades del país. El anuncio antecedió el viaje de hoy a Medio Oriente del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, quien buscará una solución a la violencia sectaria que divide a Irak.
Los combates en el país recrudecieron en las últimas semanas, por lo que las autoridades convocaron a toda la población a resistir a los yihadistas sunitas, que planean tomar el poder y crear un califato regido por la sharia. El anuncio sobre las nuevas tropas fue hecho por los gobernadores de diez regiones del centro y sur del país. Los dirigentes precisaron que los milicianos serán incluidos en las filas de las fuerzas auxiliares del ejército.
Pese a los esfuerzos militares de Bagdad, los combatientes del ISIS se consolidaron en las últimas horas en el valle fronterizo de Qaim, punto estratégico entre Irak y Siria, reforzando el control y conquistando algunas localidades en la zona.
En tanto, el presidente estadounidense, Barack Obama, había autorizado el año pasado un plan secreto para ayudar a las tropas iraquíes contra los rebeldes sunitas, proveyendo y compartiendo informaciones de inteligencia sobre los campamentos en el desierto de los milicianos, según informó ayer el diario The Wall Street Journal.
Como parte de la ofensiva diplomática de la Casa Blanca, Kerry visitará Jordania y, luego, irá a Bélgica y Francia, para dialogar sobre la manera de “contribuir a la seguridad, la estabilidad y la formación de un gobierno de unidad en Irak”, indicó el Departamento de Estado. Aunque algunas fuentes insinuaron en las últimas horas que Kerry podría viajar a Irak pronto, no hubo ninguna confirmación oficial del gobierno de los Estados Unidos.
Aunque no reclamó formalmente la renuncia de Al-Maliki, Estados Unidos insinuó críticas a su gobierno por la violencia entre chiitas y sunitas, que llevó al país al borde del abismo. “Le dimos a Irak la posibilidad de establecer una democracia inclusiva. De trabajar, haciendo caso omiso a las divisiones sectarias, para asegurar un mejor futuro a sus niños. Y desgraciadamente hemos visto un quiebre de la confianza entre estas comunidades”, dijo el viernes Obama en una entrevista con la cadena CNN.
“No hay acción militar estadounidense que vaya a ser capaz de mantener al país unido”, agregó Obama. Washington sólo enviará 300 asesores militares para resguardar su embajada en Irak, evitando un mayor involucramiento en el conflicto. El secretario de Defensa, Chuck Hagel, buscaba ayer que el gobierno iraquí les diera a los uniformados protecciones legales adecuadas y garantías de inmunidad por escrito.
Según la Casa Blanca, Irak tiene que adoptar un sistema político abierto, que incluya a sunitas, chiitas, kurdos y cristianos, para hallar una salida a la crisis. Sin embargo, por el momento esa opción parece imposible, ante la violencia generalizada que conmueve al país

Redacción de Perfil.com