INTERNACIONAL

La amistad de Kicillof y Sendic busca ayudar a la diplomacia

El hijo del fundador de Tupamaros  y delfín de José Mujica cultivó una relación personal con el argentino. Son un discreto puente de diálogo mientras se pelean las cancillerías.

Foto:Cedoc

Raúl Sendic es hijo del legendario fundador de la guerrilla uruguaya Tupamaros. A los 51 años, es el ahijado político de José Mujica y la cara de la renovación generacional en el Frente Amplio. Acaba de dejar la presidencia de la empresa estatal Ancap y suena para candidato a vice de Tabaré Vázquez en la fórmula presidencial del oficialismo. En el último tiempo, su amistad personal con Axel Kicillof lo convirtió en un nuevo canal de diálogo bilateral que puede resultar clave para Mujica en su intento de recomponer el vínculo con el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

La relación entre ambos gobiernos arrastra viejas tensiones por el conflicto de las papeleras, las restricciones comerciales y el impacto del control cambiario en el sector turístico de Uruguay. Empeoró en abril del año pasado, cuando Mujica dijo que “esta vieja es peor que el tuerto” en alusión a Cristina y Néstor Kirchner, sin saber que había un micrófono abierto. Ese día, Sendic estaba en la Argentina junto a Kicillof y tuvo que regresar de inmediato a Montevideo.

La situación se agravó en octubre, cuando el mandatario uruguayo autorizó unilateralmente a la pastera finlandesa UPM (ex Botnia) a aumentar su producción sobre el margen del río Uruguay. Desde entonces, las chances de reparar la relación quedaron anuladas para los cancilleres Héctor Timerman y Luis Almagro. El diplomático uruguayo sintió hasta tal punto el desgaste que anteayer se sinceró: “Yo dije: ‘Se pudre todo en la relación con la Argentina’, y eso fue tal cual lo que pasó”.
Los contactos por la vía diplomática formal pasaron a un segundo plano, y los pocos puentes que siguen tendidos entre ambos gobiernos son a nivel político. Es allí donde Sendic y Kicillof tienen un papel que jugar. Se conocieron en la embajada uruguaya en Buenos Aires por intermedio del embajador Guillermo Pomi, amigo y compañero de militancia de Sendic padre. Viajes y asados mediante, afianzaron su relación durante la gestión de Sendic en Ancap y de Kicillof en YPF. El uruguayo incluso conoció la casa del ministro de Economía argentino en el barrio de Parque Chas.

“Tenemos una relación de amistad personal y pienso que eso puede ayudar a mejorar el vínculo entre ambos gobiernos –dijo Sendic a PERFIL–. Tenemos una reunión pendiente para conversar a agenda abierta, hay que encarar dos o tres temas concretos para dar una señal de acercamiento y apertura. A diferencia de otros dirigentes de Uruguay que le echan toda la culpa a la Argentina, yo creo que el esfuerzo debe ser conjunto. Y Axel piensa igual que yo”.
En agosto, Sendic logró la presencia de CFK en la apertura de una planta desulfurizadora de Ancap en Uruguay. Aquello fue posible gracias a las gestiones de Pomi, del presidente de YPF, Miguel Galuccio, y del secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini. Ese día, Kicillof viajó con la comitiva argentina y fue el invitado de honor de Sendic a un almuerzo del centro de estudios que dirige, Propuesta Uruguay 2030, en el que el funcionario argentino compartió mesa con Mujica.

En el Frente Amplio afirman que el rol de Sendic como virtual articulador con el gobierno argentino puede fortalecerlo en la interna partidaria, en la que ya ocupa un lugar preponderante. Pero aún más importante que eso, puede darle aire a una relación que llegó a un punto límite. “Queremos volver a la normalidad, pero el problema es que no hay respuesta de Cristina y ni siquiera está claro cuánto habla Timerman con ella”, admitió a este diario un hombre muy cercano a Mujica.
Los dos jefes de Estado se cruzarán la semana próxima en la cumbre de la Celac en La Habana. Hasta ayer, ningún funcionario se animaba a confirmar una bilateral.

Una de las cuestiones que preocupan al gobierno uruguayo es que la Argentina impide el paso de barcos por los puertos de Uruguay. El presidente del Centro de Navegación del Uruguay le hizo llegar a Mujica las quejas de su sector y las cifras que muestran la caída del número de contenedores que pasan por Montevideo. El funcionario encargado de escuchar sus preocupaciones por el conflicto bilateral con la Argentina fue un tal Sendic.

 

Un padre de leyenda

Raúl Sendic lleva el mismo nombre que su padre, Raúl “Bebe” Sendic, casi un mito en Uruguay. En 1962, el famoso guerrillero fundó el Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros–  y desde entonces vivió una década en la clandestinidad. Su leyenda se alimentó por el hecho de que su rostro no se conocía públicamente.
En 1972, luego de un tiroteo en el que resultó herido, Sendic fue capturado por la dictadura militar y pasó trece años preso hasta el indulto general de 1985. Su hijo Raúl se exilió junto a su madre y sus hermanos en Cuba, donde se licenció en Genética Humana.
Desde que comenzó a militar en el Movimiento 26 de Marzo, Sendic hijo tuvo una meteórica carrera política bajo el ala de José Mujica, ex compañero de su padre. Hoy es la gran promesa del Frente.



Facundo F. Barrio